Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Las consecuencias estratégicas del secesionismo catalán (por Manuel López Blanco)
  • Cine

    Polanski. Biografía (I) (por Christopher Sandford)
  • Sugerencias

  • Música

    Outside Society, CD de Patti Smith (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    Historia y geografía del sentimiento antioccidental
  • Blog

    Que los Reyes Magos vengan con libros para los niños (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Los crímenes del número primo (por Reyes Calderón)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
The Police: The Police (2007)

The Police: The Police (2007)

    GÉNERO
MÚSICA

    TEMA
Crítica de The Police, último CD de The Police (por Marion Cassabalian)

    OTROS DATOS
Lanzamiento: 2007
Discográfica: A&M Records, Universal
Composición: Sting, Stewart Copeland y Andy Summers
Producción: Hugo Padgham y The Police




The Police Outlandos D’Amour (1978)

The Police Outlandos D’Amour (1978)

The Police: Regatta de Blanc (1979)

The Police: Regatta de Blanc (1979)

The: Zenyatta Mondatta (1980)

The: Zenyatta Mondatta (1980)

The: Ghost in the Machine (1981)

The: Ghost in the Machine (1981)

The: Synchronicity (1983)

The: Synchronicity (1983)


Magazine/Música
Crítica de The Police, último CD de The Police
Por Marion Cassabalian, lunes, 1 de octubre de 2007
Coincidiendo con su vuelta a los escenarios y su única actuación en España (Barcelona, el 27 de septiembre), The Police ha aprovechado el tirón para editar nuevo álbum recopilatorio con el que la banda formada por Sting, Stewart Copeland y Andy Summers celebran sus tres décadas de carrera desde la publicación de su álbum debut, Outlandos d’Amour (1978).
"Si hablo de resucitar The Police, autorizo a que me internen en un psiquiátrico" dijo Sting en 1986, cuando ya hacia dos años que no existía la banda. Menos mal que nadie le hizo caso y que el tiempo logró hacer olvidar los celos, rencores y juegos de poder que acabaron con uno de los grupos más carismático de los años ochenta.

Corría el año 1977 y Andy Summers ya tenía 35 años, quince años de carrera musical y ningún resultado cosechado. A su alrededor, se multiplicaban las nuevas bandas y el guitarrista se puso en la cabeza de subirse al tren del éxito, aprovechando la fantástica confusión creada por la explosión del punk rock en esta época. Era su última oportunidad. Para conseguirlo, llamó a su amigo Stewart Copeland, estadounidense diez años menor que él, quien sí había logrado cierto éxito como baterista del grupo Curved Air. Fue la idea de Copeland llamar a Gordon Matthew Summer, alias Sting, un maestro de escuela que se debatía en contra de las frustraciones de la vida tocando el bajo en grupos aficionados de jazz.
The Police se transformó en unos años en el grupo más popular del mundo. Al principio de los años ochenta, este trío había (casi) alcanzado el nivel de popularidad de The Beatles (...) Habían encontrado la fórmula mágica que permitía mezclar el punk rock con el dub reggae, pasando por el new wave

El carisma de Sting y su enorme potencial como compositor fueron evidentes desde el primer momento, ocasionando celos entre éste y Summers quien ocupó rápidamente un segundo lugar en la banda. Por otra parte, empezaron a surgir problemas en cuanto a la dirección que tomar a nivel musical: el punk rock le parecía horrible a Sting, mucho más sofisticado que sus compañeros, quienes estaban decididos en alimentar esta imagen de "falsos punkis".

Este arranque no parecía muy prometedor. Sin embargo, The Police se transformó en unos años en el grupo más popular del mundo. Al principio de los años ochenta, este trío había (casi) alcanzado el nivel de popularidad de The Beatles. Como el cuarteto de Liverpool, llenaban el Shea Stadium de Nueva York y eran imitados en el mundo entero. Habían encontrado la fórmula mágica que permitía mezclar el punk rock con el dub reggae, pasando por el new wave.

Entre 1977 y 1984, The Police grabó cinco discos (Outlandos D’Amour, 1978, Regatta de Blanc, 1979, Zenyatta Mondatta, 1980, Ghost in the machine, 1981 y Synchronicity en 1983) con joyas mundialmente conocidas y reconocidas como “Roxanne”, “Walking on the moon”, “Message in a bottle”, “Every breath you take”, “Can't stand loosing you”, “Voices in my head” o “So Lonely”, entre otras. Pocos grupos en la historia del rock puede alardear haber escrito tantos "hits" a lo largo de su carrera.

A pesar de tanto éxito, los celos lograron acabar con este sueño musical que por fin parecían haber alcanzado. El odio que se profesaban Sting y Copeland fue tal que el baterista llegó a escribir insultos para el cantante sobre sus tambores para que todo el mundo se entere de lo pedante y despótico que podía llegar a ser.

Treinta años después, nadie sabe muy bien cómo ni por qué, The Police se juntó de nuevo para el inmenso placer de los fans que siempre se quedaron con las ganas de que algo así sucediera. Aprovechando este retorno a los escenarios, el grupo decidió editar una antología para celebrar tres décadas de buena música.

Titulado The Police, este doble álbum contiene 28 canciones entre ellas “Fall out”, primer sencillo en la historia de los británicos con Henri Padavoni a la guitarra, del que lograron vender más de 70.000 copias. Junto a este tema no podían faltar los legendarios “Every breath you take”, “Roxanne”, “So lonely”, “Message in a bottle”, “Walking on the moon”, “Every little thing she does is magic” y muchos más. Sin embargo, el disco también contiene otras pequeñas joyas del fondo de su catálogo, como el delicioso “Tea In The Sahara” o el punky “Next To You”.

Un pequeño viaje por lo mejor de The Police, dejando, afortunadamente, las historias de egos aparte.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Cambio de destino, de Jon Juaristi
  • Publicidad

  • Autores

    La historia y la fatalidad. Lecciones breves de Albert Camus (por Justo Serna)