Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Haruki Murakami: entre oriente y occidente (reseña de Antonio Garrido Domínguez)
  • Cine

    La sombra del poder, película del director Kevin Macdonald (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Sugerencias

  • Música

    Wrecking Ball, CD de Bruce Springsteen (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Pensando en Kyoto
  • Blog

    Moondog en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    La vista desde Castle Rock (por Alice Munro)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Ferran Pedret i Santos

Ferran Pedret i Santos

    AUTOR
Ferran Pedret i Santos

    LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO
Barcelona (España), 1979

    BREVE CURRICULUM
Licenciado en Derecho y abogado de profesión, ha ejercido, básicamente, en el campo del derecho laboral y la extranjería. Activo en el ámbito política y social de base, militante socialista y conocedor de los movimientos existentes en nuestro país. Ha participado en muchas de las movilizaciones que se han realizado en Cataluña, desde 1994. Es uno de los impulsores, junto con personas provenientes del ámbito de la izquierda social, sindical y política, del col·lectivo Inflexión, formado en 2009



Ferran Pedret i Santos: <i>Quan succeeix l’inesperat</i> (Ediciones Carena, 2011)

Ferran Pedret i Santos: Quan succeeix l’inesperat (Ediciones Carena, 2011)


Opinión/Entrevista
Entrevista a Ferran Pedret, autor de Quan succeeix l’inesperat
Por Jesús Martínez, martes, 01 de noviembre de 2011
La República Galáctica

Ahora que Ferran Pedret (Barcelona, 1979) ya no ocupa un puesto de interino en el Ayuntamiento de Cervelló, ha redoblado su actividad política, con su primer libro publicado bajo el brazo: Quan succeeix l’inesperat (Ediciones Carena y Edicions Els Llums, 2011), con este subtítulo esclarecedor: “El 15-M i l’esquerra”. Militante del PSC en la Agrupació de l’Eixample de Barcelona, este joven activista, que dedica todo su tiempo libre a la militancia social y política, y los domingos a ir a alguna manifestación, participó en el movimiento del 15 de mayo, el toque de los indignados al sistema político actual. En este manual urgente se desvelan algunas de las claves del mejor análisis periodístico: por qué ocurrió en las capitales de provincia de España una congregación como la de la Plaza Tahrir de El Cairo; cómo sucedió algo que, en un principio, ni siquiera estaba preparado; cuándo se puso la primera piedra de la respuesta ciudadana a la crisis económica global que nos mantiene en vilo; qué soluciones se proponen para salir del atolladero; dónde hemos guardado la ropa y quiénes son los héroes de esta trama. Podríamos escribir saga en lugar de trama, porque lo que ocurrió en la Plaça de Catalunya el 15 de mayo del 2011, en plena campaña electoral para las elecciones municipales del 22-M, pasa por una secuela (Episodio VII) de La guerra de las galaxias, con todos sus personajes principales. Así que la Plaça de Catalunya se convirtió en la República Galáctica.
“Nosotros fuimos de los primeros en ocupar, el jueves 12 de mayo, un Centre d’Atenció Primària, el de Comte Borrell. Y protestamos por los recortes en sanidad y otras políticas sociales en la marcha del 14 de mayo. El domingo 15 de mayo también salimos a la calle. Aquella noche algunos no se fueron a casa, y estalló la revuelta”, explica Ferran Pedret, que por sus ojos de lince y los tres tercios de su barba recortada indiscutiblemente adquiere la aureola del Che. Debe de ser la única persona que se conozca que ha perdido un megáfono, y debe de ser el único “optimista redomado” que arrastra un sentimiento que no llega a definir: “¿Cómo te diría? No me sale la palabra. No es frustración, es… desazón. Sí, desazón”.

Una vez acampados en Plaça de Catalunya, Ferran participó, como miembro del colectivo Inflexió, en las asambleas y las comisiones de aquellas tardes primaverales, en las que se ahondaba en las causas de la desconfianza hacia los estamentos del poder. Y se buscaban soluciones: “La evolución de la cultura dominante en Europa ha ido hacia la hegemonía total de la doctrina neoliberal. Ante esto, la izquierda mayoritaria se ha resignado. Pero lo existente no es lo único posible. Y caben dos opciones: o bajar los brazos o contribuir a una nueva cultura política de izquierdas”. Para nosotros, sinónimo de la República Galáctica, puesto que en una de las reuniones multitudinarias que se convocaron en la plaza se debatió la creación de una Asamblea Constituyente al estilo de lo que ocurrió en la Revolución Francesa el 20 de junio de 1789. Es decir, la creación de un nuevo Estado. A esas digresiones asistió el Maestro Yoda (Arcadi Oliveres).

Los artículos de esta República Galáctica, interpretando a Ferran, acaparador de citas célebres (“dijo [Honoré de] Balzac que la resignación es un suicidio cotidiano”):

Artículo Primero. De dónde venimos.

“Entramos en una nueva fase de resistencia. Se ha roto el pacto social que nació después de la Segunda Guerra Mundial, y que dio paso a la creación de los Estados del Bienestar, sobre todo en Europa.”

Artículo Segundo. Dónde estamos.

“La izquierda tradicional ha de superar las viejas rencillas y construir sobre lo común. Ha de producirse una confluencia progresiva hacia postulados compartidos. Se ha de luchar para lograr un nuevo consenso. Pero primero se ha cuestionar todo, todo. Hemos de abandonar el pragmatismo, en el que estamos encallados ahora, y ser realistas, lo que implica darse cuenta de que toca luchar.”

Artículo Tercero. Adónde vamos.

“Basta ya de frases como “esto no se puede hacer o decir”. ¿Quién dice que no se puede nacionalizar la banca? ¿Por qué la información económica se da como un parte meteorológico, como si no hubiera acción humana posible que pudiera incidir en él? La economía no son más que personas que interactúan, y por ello, se pueden introducir reglas en su juego. Se ha de fortalecer la sociedad, reconstruir el tejido: se nos había vendido una falsa concepción del individuo, un individualismo con el que se nos amputó nuestra dimensión social, lo que no hacía sino empequeñecernos, hasta que nos dimos cuenta de que éramos fragmentos de algo que se había roto. Así, debemos volver a plantear la batalla ideológica y cultural.”

“Nosotros repartimos el Manifiesto de Inflexió [“Afirmem que és possible, desitjable, viable i urgent bastir una alternativa al sistema econòmic i social capitalista…”], que lo habíamos redactado dos años antes, en el 2009, y tenía total vigencia. Parece ser que entonces nos sentíamos más solos de lo que realmente estábamos”, declara Ferran, animado por las discusiones hasta altas horas de la madrugada, bajo la luz de las farolas: “Hoy, los auténticos centros de poder no son corpóreos. O sea, que no vemos quién nos manda. La creciente financiarización de la economía prescinde cada vez más de su vinculación con lo productivo. Quiero decir que ahora, a los trabajadores europeos ya casi ni nos necesitan para explotarnos, sólo nos necesitan para consumir, y de ahí la expansión del crédito en los años de burbujas. Y ahora, cuando aún mucha gente cree que la destrucción completa de los derechos conquistados es imposible, cabe recordar que el sistema puede seguir funcionando y tolerar grados de exclusión social mucho más bestias. Pensemos en la época victoriana. Hay que despertar”.

Quan succeeix l’inesperat (Ediciones Carena, 2011) comienza con una oración fúnebre: “És fàcil percebre al nostre voltant el cansament d’amplis sectors socials…”. Y termina, cien páginas ahuesadas después, con la palabra política entre signos de admiración. Ferran Pedret se considera, indefectiblemente, un “sujeto político” que intenta contribuir como uno más al “cambio histórico”. Otra cita al uso, esta del teórico marxista Antonio Gramsci: “El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en nacer. Y es en este claroscuro en el que surgen los monstruos”.

En la Plaça de Catalunya, entre el 15 de mayo y el 30 de junio del 2011, Lord Vader (representado por los banqueros) no hizo acto de presencia, atareado en amasar capital de manera acelerada. El Lado Oscuro de la Fuerza recayó en los Mossos d’Esquadra (y por ende, en el conseller de Interior de la Generalitat, Felip Puig), tras la triste carga policial del 27 de mayo. Ni siquiera pisó la plaza, en cualquiera de sus zonas rebautizadas (Palestina, Islandia…) la Princesa Leia. En la República Galáctica no existe la monarquía.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Arthur Schnitzler
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Marcos Vilaseca, autor de Escritos mínimos (por Jesús Martínez)