Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Las consecuencias estratégicas del secesionismo catalán (por Manuel López Blanco)
  • Cine

    Crazy love, el amor ciego de Linda Riss y Burt Pugach (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Sugerencias

  • Música

    Roots and Grooves, de Maceo Parker
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    A ras de suelo. ¿Enterrar a los muertos? (por Alejandro Lillo)
  • Blog

    El París de Man Ray en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Dinu Flamand: En la cuerda de tender
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Brillante Mendoza: <i>Lola</i> (2009)

Brillante Mendoza: Lola (2009)

    GÉNERO
Cine

    TEMA
Crítica de la película Lola, de Brillante Mendoza (por Eva Pereiro López)

    FICHA TÉCNICA
Países: Francia y Filipinas. Año: 2009. Duración: 110 minutos. Género: Drama. Reparto: Anita Linda (Sepa), Rustica Carpio (Puring), Tanya Gómez (Ditas), Jhong Hilario (Bebong), Ketchup Eusebio (Mateo). Guion: Linda Casimiro. Producción: Ferdinand Lapuz. Música: Teresa Barrozo. Fotografía: Odyssey Flores. Montaje: Kats Serraon. Diseño de producción: Dante Mendoza




















Magazine/Cine y otras artes
Lola, película de Brillante Mendoza
Por Eva Pereiro López, lunes, 4 de abril de 2011
Lola – “abuela” en tagalo: lengua autóctona de la isla de Luzón, Filipinas – es la última película de Brillante Mendoza. Se desarrolla en la bulliciosa y caótica Manila, en un barrio paupérrimo, Malabon, anegado todo el año, al que sólo puede accederse en barca, donde la precariedad es moneda corriente y la lucha diaria por sobrevivir, constante. Es temporada de lluvias, y el agua y el viento, a veces torrenciales, azotan como una condena más a la población sin recursos.


El nieto de Lola Sepa ha muerto apuñalado cuando le robaban el móvil. La familia es pobre y no tiene dinero para pagar un ataúd, o para un letrado que se ocupe de la denuncia. Pero la abuela está determinada a pedir un préstamo para que su nieto tenga un funeral decente. Lola Puring quiere sacar a su nieto Mateo, el asesino, de la cárcel. Para ello necesitará convencer a la familia del muerto de que acepte una indemnización, aunque ella no tiene dinero. Ambas ancianas se esmeran con callada tenacidad en hacer lo que creen que deben hacer por sus respectivas familias.

Mientras, una cámara realista recorre las calles de la ciudad, entre el sudor, la lluvia y el viento, se adentra en la cárcel, observa la burocracia y las casas, de una miseria orgullosa, y nos traduce la deslumbrante energía con la que la gente se enfrenta al día a día empujada por la necesidad de resistir contra viento y marea, de sobrevivir. Mendoza utiliza el agua, omnipresente a lo largo de toda la película, como símbolo de vida pero también como foco de infecciones e insalubridad, un arma de doble filo que se convierte en castigo para la vida en Malabon. Con Lola el director homenajea a las ancianas de su país, que como en muchos otros, son el eslabón que mantiene a las distintas generaciones de las familias unidas, llegando incluso a sustentarlas ya que frecuentemente los padres están ausentes.

Lola es una pequeña historia profundamente humana, una historia como debe haber miles sucediendo en paralelo en todo Manila, una joya durísima y sin concesiones, a la que no solemos tener acceso fácilmente en las salas de proyección españolas. Al ritmo pausado de sus protagonistas, dos abuelas octogenarias, Mendoza traza, sin lamentos ni sensiblería, esta tragedia silenciosa que les ha tocado vivir. El desenlace terrible, para ojos occidentales, es, sin embargo, un acuerdo tácito que beneficia a ambas familias.



Tráiler subtiitulado en español de Lola, película de Brillante Mendoza (vídeo colgado en YouTube por estamosrodandocom)

  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La verdadera dimensión de la amenaza terrorista
  • Publicidad

  • Autores

    Un hombre solo. Las pequeñas virtudes según Javier Cercas (por Justo Serna)