Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Wise Up Ghost, CD de Elvis Costello and The Roots (por Marion Cassabalian)
  • Cine

    Miguel A. Fidalgo: Michael Curtiz. Bajo la sombra de "Casablanca" (por Miguel A. Fidalgo)
  • Sugerencias

  • Música

    Wrecking Ball, CD de Bruce Springsteen (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Cyborgs (por Jorge Majfud)
  • Blog

  • Creación

    La vista desde Castle Rock (por Alice Munro)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Quim Casas:<br>&quot;Películas clave del western&quot; (Ma Non Troppo, 2007)

Quim Casas:
"Películas clave del western" (Ma Non Troppo, 2007)


    NOMBRE
Quim Casas

    LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO
Barcelona

    CURRICULUM
Crítico cinematográfico de El Periódico de Catalunya y colaborador en las revistas Dirigido por, Nosferatu, Imágenes de Actualidad, Rockdelux y Benzina. Profesor de Comunicación Audiovisual en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y miembro del comité de programación del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Es autor de diversos libros consagrados a John Ford, Raoul Walsh, Fritz Lang, Howard Hawks, Sam Fuller, Clint Eastwood y John Carpenter.




Quim Casas

Quim Casas


Magazine/Nuestro Mundo
Entrevista con Quim Casas, autor de
"Películas clave del western" (Ma Non Troppo, 2007)
Por ojosdepapel, domingo, 1 de abril de 2007
Los films del Oeste nacieron casi con el propio cine y se convirtieron, durante muchos años, en una de las prácticas más habituales en Hollywood, hasta el punto de que ha llegado a decirse que el western y el musical son los dos géneros genuinamente norteamericanos. Mezcla de documento y ficción en sus inicios, el western se fue consolidando hasta convertirse en el retrato más preciso de la propia evolución de los Estados Unidos desde la época de los colonos hasta la instauración de las grandes ciudades, pasando por los conflictos indios, la larga marcha de las caravanas, la guerra de Secesión, la búsqueda del oro, el tendido ferroviario y telegráfico, la rivalidad entre granjeros y ganaderos y la creación de la figura pacificadora del sheriff.
Este libro está concebido como un largo y panorámico recorrido por la evolución del género a partir de cien películas clave. Cada una de ellas resulta importante por algún motivo en la historia del cine del Oeste, y en el texto se encuentran los suficientes elementos que contextualizan cada película, definen su importancia y documentan su gestación.

Pero el western no sería nada sin sus actores, directores y escritores, sin aquellos que pusieron las palabras y dieron voz y gesto a los personajes legendarios. El libro incluye también textos sobre treinta verdaderos iconos del género a modo de complemento del comentario sobre las películas que realizaron estos grandes nombres, de John Ford a Clint Eastwood pasando por Henry Fonda, Gary Cooper, James Stewart, Anthony Mann o Sam Peckinpah. En forma de despieces aparecen también reseñados temas generales (los Oscar en el western, el Cinerama, la verdadera historia de algunos personajes legendarios del Far West, las series televisivas del Oeste, los cowboys cantantes, el spaghetti-western…)


***


¿Fueron las películas western las que le llevaron a su pasión por el cine?

En parte sí, la despertaron algunos de los western que veía por televisión en casa de mis padres y los de los últimos cineastas clásicos, que aún pude ver en estreno comercial en salas. Películas como Río Bravo y La diligencia fueron algunas de las que me formaron como espectador, pero combinadas con otras de Ingmar Bergman, de Chaplin y de Godard. En todo caso, los westerns ocupan una parcela más sentimental.

¿Hubiese sido nuestra infancia muy diferente sin las películas de indios y vaqueros?

La de mi generación quizá si, la actual no. Pero también habría sido distinta sin las comedias de Buster Keaton y Jerry Lewis, las películas de Tarzán, las series de televisión como Misión imposible, las novelas de Robert Louis Stevenson o los cómics de Flash Gordon.

¿Cómo ha influido a la sociedad los valores que los western propagaban?

Durante muchos años, en Estados Unidos, los valores que propagaban los western eran los mismos que se estaban experimentando en el momento, ya que el género y la realidad aún podían confundirse. Algunos valores como el trabajo en grupo, la profesionalidad o el esfuerzo de los pioneros son muy propios del western y de la forma de vida americana. El western era casi un género documental.

¿Son en general los western un fiel reflejo de la realidad del momento?

En líneas generales, sí. En los años cincuenta, sobre todo, hay muchas películas del oeste que muestran las tensiones ideológicas de la sociedad estadounidense de aquella época. Y en trabajos posteriores como Sin perdón, de 1992, también.

¿Los western han servido también como denuncia social?

En casos concretos, sí. El racismo, la caza de brujas, los problemas de reinserción social o algunos conflictos bélicos de la historia reciente han tenido eco en las películas del oeste.

¿Qué película considera una obra maestra que ha pasado desapercibida?

Muchas. Pero si hay que citar sólo una, Desafío en la ciudad muerta, de John Sturges.

¿Qué sería del cine norteamericano sin los western?

El western y el musical son los dos únicos géneros puramente norteamericanos. Por lo tanto, son parte esencial de su evolución.

John Wayne ha sido acusado de mal actor, por interpretar siempre el mismo papel de tipo duro, ¿qué opina al respecto?

Muchos actores se han encasillado en un determinado tipo de personaje. Wayne no era demasiado dúctil, a diferencia de James Stewart, Cary Grant o de Henry Fonda, pero supo trabajar muy bien el tipo de personaje que le ofrecieron cineastas como Fod y Hawks, y a partir de ahí crear su propia tipología, limitada pero efectiva.

¿Qué nuevo modelo defendió Sergio Leone en los western?

La influencia de los clásicos norteamericanos filtrada por la cultura popular europea del momento. Intentó a veces un término medio, siempre con personalidad, virulento y operístico al mismo tiempo. No es lo que más me interesa, pero marco un territorio personal que otros vulgarizaron.

¿Qué ha significado Clint Estwood para los western modernos?

Muchísimo. La modernidad y el clasicismo al mismo tiempo. Mirar hacia el pasado sin perder de vista el presente y el futuro. Mantener vivo el género cuando nadie creía en él. Transformarse como actor, madurar como cineasta.

¿Los héroes de los western eran villanos en la realidad?

Muchos lo fueron en la vida real. El cine los ha dulcificado e incluso banalizado, sobre todo a Wyatt Earp o forajidos como Jesse James y Billy el niño. Pero eso ha ocurrido con todos los géneros.

En un principio el western era considerado como cine poco serio, ¿a qué se debió el cambio de consideración?

La diligencia, en 1939, cambió considerablemente el panorama. Con este film emergió un western adulto, de mayor profundidad psicológica. Después, en los años cincuenta, los western de Ford, Anthony Mann, Delmer Daves o Budd Boetticher certificaron la importancia del género. Ya no eran simples películas de indios y vaqueros, eran a veces retratos oscuros y turbulentos de personajes nihilistas, obsesivos. El western no es un cine tan aventurero y entretenido como siempre se ha querido ver.

El auge del cine negro, ¿arrinconó a los western?

Creo que no. En los cuarenta y parte de los cincuenta convivieron bien. Lo que si es verdad es que el cine negro ha sabido sobrevivir mejor a los cambios de modas, orientaciones y gustos, y hoy sigue siendo un género en activo.

¿Se echará en falta alguna película? ¿Qué criterios ha escogido para la selección?

Creo que no falta ninguno de los western considerados clásicos, decisivos por sus valores intrínsecos o por lo que aportaron en un contexto determinado. Después hay otros que me parecía interesante rescatar de un cierto olvido, filmes poco conocidos o pertenecientes a la serie B menos mitificada. Pero obviamente la lista es limitada y combina lo esencial con el gusto personal. Faltan algunos, seguro, pero no creo que ninguno sobre, incluso auténticas rarezas como Track of the Cat, de William Wellman.

¿Considera que el género western ha llegado a su fin?

En el sistema de producción del Hollywood actual, sí. Siempre habrá gente interesada en hacer filmes del oeste, como Eastwood o Kevin Costner, cuyo último western como director, Open Range, me parece lo mejor que ha hecho en toda su carrera. Pero serán casos aislados. Es así desde finales de los años ochenta, pero siempre aparece alguna propuesta interesante, un poco a contratiempo. De todos modos, lo mismo ocurre con el cine musical.

____________________________________________________
NOTA DE LA REDACCION: Agradecemos a Ediciones Robinbook y a su responsable de prensa, Bibiana Ripol, la gentileza por ceder los derechos de la entrevista para publicarla en Ojos de Papel.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Zygmunt Bauman: Sobre la educación en un mundo líquido (por Bernabé Sarabia)
  • Publicidad

  • Autores