Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Las consecuencias estratégicas del secesionismo catalán (por Manuel López Blanco)
  • Cine

    Joseph McBride: Tras la pista de John Ford .Centauros del Desierto
  • Sugerencias

  • Música

    I Love Your Glasses, CD de Russian Red (crítica de Francisco Fuster)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    El Homo Trascedente (por José Membrive)
  • Blog

    Nadadora, de Alberto Santamaría en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    El lucero, relato de José María Lasalle
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario




    AUTOR
Manuel Moreno Alonso

    GÉNERO
Crítica histórica

    TÍTULO
La Literatura del Desastre. Una crítica histórica desde la otra cara del espejo

    OTROS DATOS
Sevilla, 2000
233 páginas
2.900 pesetas


    EDITORIAL
Alfar




Reseñas de libros/No ficción
Desmontando el 98
Por Margarita Márquez Padorno, sábado, 28 de abril de 2001
A finales del siglo XIX se generó en España un mito de pesimismo alrededor de la derrota del 98, un lugar común que Moreno Alonso intenta desmitificar a través de esta crítica histórica a la Literatura del Desastre.
En plena desintoxicación de eventos conmemorativos del 98, aparece La Literatura del Desastre, un análisis crítico de lo que este movimiento literario generó en las conciencias de la sociedad española coetánea y del mito pesimista creado a su alrededor para la posteridad. El punto de partida es más que interesante, a pesar de que su autor sea un historiador más especializado en la España de 1808 -y más específicamente en la biografía de José María Blanco White- que en la de fin de siglo. Este pone todo su empeño en desmontar el mito del Desastre, desmitificando la pérdida de las últimas colonias como punto álgido del marasmo nacional. Pero los objetivos dispersos y múltiples del libro y unas formas poco ortodoxas en cuanto al desarrollo, hacen perder las miras de lo que en su inicio apuntaba como una estupenda crítica histórica.

Ya nos advierte Moreno Alonso en el prólogo del libro que éste no es sino el desarrollo de sus reflexiones “en clave barojiana” surgidas de un congreso de historia contemporánea sobre el 98 y desarrolladas a partir de obras de Baroja. Cada capítulo va introducido por el título y un breve comentario de un libro de don Pío, coherente con las características de la literatura del desastre que inmediatamente después desarrolla. Así va enumerando obras: la feria de los discretos, el árbol de la ciencia, la lucha por la vida, los visionarios… enlazando sus contenidos o los mismos títulos con los aspectos de este momento de inflexión en nuestra historia.

Quedan perfilados los conceptos de esta literatura: la poca preparación de los autores para analizar la historia, el presente y sus consecuencias, la desinformación que tienen acerca de las causas y el desarrollo de la pérdida colonial y, sobre todo, la utilización de la derrota de ultramar para sacar a la luz pública “los males de la patria” que tenían causas muy anteriores y diversas


Hay muchos empeños en este libro, quizás excesivos para un solo proyecto. Abarcar el desmentido del Desastre tras el 98 a través de la literatura es tarea ardua y suficiente para una investigación. Sin embargo, en esta crítica nos encontramos con otros temas que si bien podrían ser un estupendo telón de fondo para el objetivo principal, se convierten en protagonistas paralelos y aparecen en primer plano como sucesivas estrellas fugaces. Al impacto que causa la pérdida de Cuba y Filipinas y al que provoca la literatura sobre la misma en la sociedad española finisecular, se suma repentinamente una revisión crítica sobre la Generación Literaria del 98 o más bien sobre el encasillamiento al que sus miembros son sometidos por los críticos clásicos. Si bien es cierto que todos ellos en algún momento de su obra “practican” la literatura del desastre, Moreno Alonso recurre a estos autores, especialmente a Baroja, Maeztu y Unamuno para indagar en su obra general, en su evolución y en su desarrollo mucho más allá del Desastre. Aparecen, además, pinceladas biográficas de las figuras de Ganivet, Valera y Costa, coetáneos y antecesores: los precursores. El Ateneo de Madrid, la Institución Libre de Enseñanza, el Regeneracionismo o la política de la Restauración asoman también a las páginas del libro no como marco del tema a tratar sino como pequeños temas centrales que poco más adelante se dispersan.

Y a pesar de esta pluralidad de temas, se quedan perfilados los conceptos de esta literatura: la poca preparación de los autores para analizar la historia, el presente y sus consecuencias, la desinformación que tienen acerca de las causas y el desarrollo de la pérdida colonial y, sobre todo, la utilización de la derrota de ultramar para sacar a la luz pública “los males de la patria” que tenían causas muy anteriores y diversas. Moreno Alonso abunda en la falsedad aceptada como lugar común de que el 98 es el fin de una época, el toque de fondo de una España muerta e incapaz de rehacerse.

La literatura del desastre está salpicada de interesantes anécdotas de la época y de citas literarias de Baroja que amenizan el transcurso de la lectura pero a su vez, le restan seriedad a una crítica que ya adolece de rigor científico (no hay notas ni citas en el texto ni bibliografía final). Cuando se acaba el libro, uno no sabe si el objetivo de la crítica era la literatura del desastre, la generación del 98, el sistema de la Restauración, la generación de Costa, la Institución Libre de Enseñanza o, por el contrario, los críticos de todos ellos. A pesar de todo, el libro de Moreno Alonso es un buen trabajo que resume el momento político de la España de fines del siglo XIX, momento en el que los intelectuales comienzan a tomar conciencia de grupo para comenzar su actuación pública.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Las relaciones hispano-marroquíes, de Víctor Morales Lezcano (reseña de Rogelio López Blanco)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Carmen Plaza, autora de Cuentos de lumbre y pesadumbre (por Jesús Martínez)