Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
Historial de visitas

· Poemas (Visitas 1)
  • Novedades

    Vladímir Vysotski: Zona Desmilitarizada
  • Cine

    Avatar, película de James Cameron (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Sugerencias

  • Música

    The Crying Light, CD de Antony and the Johnsons (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    La verdadera dimensión de la amenaza terrorista  (reseña de Rogelio López Blanco)
  • Blog

    La música de Alfred Schnittke (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    El abrazo de Fatma, de León Moré (Ediciones Carena, 2007)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario




    NOMBRE
Ángel Rodríguez Abad

    LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO
Londres, 1961

    CURRICULUM
Licenciado en Filología Hispánica. Sus poemas, inéditos todavía en libro, han aparecido en la revista Signos. También se recogen en las antologías Poesía ultimísima y Milenio. Fue jefe de redacción de la revista Versión Celeste. Ha sido crítico literario de El Urogallo y Prensa del Caribe y actualmente lo es de la Revista Hispano-Cubana y El Fingidor.
















Creación/Creación
Poemas
Por ojosdepapel, sábado, 24 de febrero de 2001
CENIZAS Y DIAMANTES

Dios salve a Polonia

En la noche furtiva tiemblan los cuerpos dulces
y vibran las miradas de los enamorados
pues aunque sea falsa la entrega y la delicia
tiembla una loca llama tras el cristal del vaso.

En la noche furtiva toda una vida tiembla
derribando con furia el naipe y su ceniza
hasta llegar al pozo de la lengua y el tacto
y embadurnar con miel el beso y su saliva.

En la noche furtiva lo que tiembla es el cielo
y su penumbra quieta estalla en el delirio
cuando una daga salva con su metal helado
la sonrisa, el sudor, el juego y el destino.

No tiembla el orbe invicto de la piel incendiada
en la noche furtiva de los decapitados
y es tan sólo el fervor por la Sagrada Forma
quien daña y quema y fulge en el último abrazo.

***


LA NOCHE DE HALLOWEEN

Dogo y los Mercenarios

Al bajar la escalera -tras el humo y las risas-
había mil sorpresas para el recién llegado:
disfraces estridentes, glamour en las pasiones,
calaveras de azúcar, bebidas, chicas fáciles.
Una manera oscura de demostrar al mundo
que no existía el tiempo en esa noche mágica.
Un arpón invisible se clavaba en su presa.

Una gogó de ébano, felina, ya borracha
se pintaba distante las uñas lujuriosas
mientras brujas, piratas, sirenas, camareros
eran puro artificio en la pista de baile.
Y ese arpón indecible -un arma arrojadiza-
oprimía incesante mi loco corazón:
una extraña armonía simula el alma enferma.

Ellos eran muy guapos y ellas lo eran también
decía la canción que los fans esperaban,
y aunque un turbio veneno hubo en besos y alcoholes
el arpón intachable se hizo fe y gratitud.
Arde la dulce llama: valientes capitanes
-como en una instantánea de la Kobal Collection-
y hermosas muchachitas con minifaldas negras.

Llueve en Sevilla, llueve, y el mundo es una tómbola
donde locos y cuerdos danzan bajo el abrazo
de la pura y tranquila belleza de la nada.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Caída y auge de Reginald Perrin, de David Nobbs (por Ana Matellanes García)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Milagros Martín Carreras, autora de Descubriendo mi tiempo (por Jesús Martínez)