Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Thoreau, Ortiz, De Negri, Ellsberg, Sulzberger, Bradlee, Manning, Snowden, et al
  • Cine

    Desgracia, película de Steve Jacobs (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Preliminaires, CD de Iggy Pop (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Cuarenta años de Watergate (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)
  • Blog

    Piratas de cine y del Caribe (Historia de la piratería, Philip Gosse) (Blog J. A. González Fuentes)
  • Creación

    W. S. Merwin: Perdurable compañía
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario




    AUTOR
Pedro Salinas

    GÉNERO
Poesía

    TÍTULO
Poesías completas

    OTROS DATOS
Barcelona, 2000. 1019 páginas. 4900 pesetas

    EDITORIAL
Lumen




Reseñas de libros/Ficción
Poesía que quiere comprenderse
Por Manuel Crespo, sábado, 17 de febrero de 2001
La editorial Lumen edita las poesías completas de Pedro Salinas, poeta de la generación del 27, autor de algunos de algunos de los más destacados poemarios amorosos escritos en lengua castellana.
La editorial Lumen, en un meritorio esfuerzo, acaba de editar en un voluminoso tomo de 1019 páginas la totalidad de la obra poética de Pedro Salinas.

Nacido en Madrid en 1891 y fallecido en el exilio norteamericano de Boston en 1951, Salinas desarrolló con notable coherencia una obra que puede dividirse en treinta años de preparación y treinta de producción. Empezó a publicar tarde, al decidirse a llevar poemas a J. Ramón Jiménez, pese a que el interés por las letras comenzara en la juventud; y eso tal vez por timidez, pero también, y esto es más interesante en tiempos agobiados por la urgencia del éxito, merecido o no, por una exigencia frente a sí mismo que constituye, conviene no olvidarlo, la fuente de todo poema.

La obra poética de Salinas ahora recogida se distribuye en nueve libros que se agrupan en tres etapas sucesivas en las que no se perciben cortes de estilo, sino que mantienen el pulso y la línea desde el albor. La etapa inicial -de 1923 a 1931 comprende Presagios, Seguro azar y Fábula y signo. La segunda -de 1933 a 1938- constituye un ciclo verdadero en el que se desenvuelve el gran tema del autor, el amor, y es formada por La voz a ti debida, Razón de amor y Largo lamento. Una tercera etapa, de menor interés por redundante aunque con destellos hermosos, sucede en los años 40 y contiene los libros El contemplador, Todo más claro y el póstumo, Confianza.
El protagonista del poema, que no es nunca sólo el autor, vive solicitando sentido a las cosas e intuye la posibilidad de desvelarlas, de alcanzar el ideal, por gracia del amor

Ante el conjunto de sus versos es observable como Salinas halla su voz ya desde el primer verso conocido, y cómo esta voz susurra una letanía austera hasta el fin. Es la palabra de un ser que fronta angustiado un mundo incompleto, de perfiles temblorosos, paisaje que únicamente se afirma en torno a la deseada, gracias a ese entregado "sí" que es la pasión. El protagonista del poema, que no es nunca sólo el autor, vive solicitando sentido a las cosas e intuye la posibilidad de desvelarlas, de alcanzar el ideal, por gracia del amor.

Es Salinas siempre, y significativamente en el ciclo amoroso cima de su carrera, poeta de la dialéctica que se establece entre los fenómenos tangibles, pobremente comprensibles en su apariencia, y quien contempla sospechando en ellos algo más, que yace profundo, y que sin certezas hostiga preguntando a la deseada, como si esperara a través de su semblanza alcanzar la verdad: "¡Ay, cuántas cosas perdidas/ que no se perdieron nunca!/ Todas las guardabas tú./". Los objetos son a través del amor, que les da nombre y figura. Y quien por amor padece se sitúa entre la inteligencia y el deslumbramiento, entre el encantamiento y la nada, entre el grito y el silencio y en perpetuo azogue: "Concurrían las luces y las sombras/ a la luz de quererte; concurrían/ el gran silencio, por la tierra, plano/ suaves voces de nube, por el cielo/ al cántico hacia ti que en mí cantaba/". Vive el poeta un incendio al modo místico pero dirigido a una mujer viva cuya evocación dignifica todo y lo realza, impregna esa confusión llamada vida y extrae de lo real su maravillosa esencia invisible.
Pedro Salinas formó un estimulante aparte con su compañero Jorge Guillén, prologista de este libro, apartándose de los citados senderos para buscar la pureza y la esencialidad, vía ahora un tanto abandonada pero importante

Poesía que quiere comprenderse antes que ser comprendida: "La poesía se explica por sí sola; si no, no se explica. La poesía es una aventura hacia lo absoluto".

Figura reconocida de la generación del 27, si bien algo oscurecida en estos últimos años
por la sobreexposición de ciertos autores que abusaron del folclorismo andaluz desde la perspectiva del señorito y de la estética surrealista desprovista de crítica, Pedro Salinas formó un estimulante aparte con su compañero Jorge Guillén, prologista de este libro, apartándose de los citados senderos para buscar la pureza y la esencialidad, vía ahora un tanto abandonada pero importante.

Esta edición a cargo de Lumen se antoja interesante no sólo para estudio de eruditos y gozo de admiradores de Salinas, sino también por abrir otra puerta a una inspiración diferente en nuestro panorama poético, que se encuentra polarizado entre la cotidianidad y la fantasía.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Una extraña historia al este del río, de Nagai Kafū (por Ana Matellanes García)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Antonio Muñoz Molina