Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
Historial de visitas

· Poemas (Visitas 1)
  • Novedades

    La gracia irremediable. Álvaro Pombo: poéticas de un estilo
  • Cine

    La dama y la muerte de Javier Recio Gracia
  • Sugerencias

  • Música

    El rock and roll y el descontento: la rebeldía integrada (por Alejandro Lillo)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Contra el imperialismo cultural
  • Blog

    Daniel Sánchez Arévalo en tertulia (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Carmen Borja: Mañana
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario




    NOMBRE
Urbano Blanco Cea

    LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO
Las Navas del Marqués, Avila, 1955

    CURRICULUM
Licenciado en Derecho y bibliotecario. Ha publicado los poemarios Lagrimas de ciego (1992) y Hojas desprendidas (1998)




Creación/Creación
Poemas
Por Véase ficha del autor, sábado, 03 de febrero de 2001



A veces no me sirven las palabras
porque son madera y hueso y suenan huecas
y precisan la sustancia de una amiga
remisa a la conciliación
entonces me enveneno de conceptos
dejo las entrañas en reposo
entierro mi mente en sus misterios
y claudico

lo esencial
no precisa estar en los escritos


***


Terminó la batalla rutinaria
se apagó el último destello de la última deflagración

la moneda de oro se oculta en la alcancía sin fondo
la sombra se enciende
la luna se esconde
se instaura de nuevo la tregua alternativa
el semáforo negro que da paso a la luz

el hombre siente
la tristeza instilada en su interior
preserva el sigilo con la mirada fija
y no piensa moverse hasta que salga el sol
y vea el camino


***


Saludo a tu heraldo en esta calma
juzgadora obstinada, tribunal de reo fijo
acusadora benévola, condenadora sin pena
al cabo siempre juez y parte
aun siendo tus sentencias las más duras

no finjas y cumple tu cometido
a fe que no te queda otro remedio
a fe que conoces bien los hechos
y que tus fundamentos son los justos

comienza, pues, y deja tu cuidado
que sé muy bien por qué arrugas el ceño
desgrana tu discurso admonitorio
o calla si no hay arrepentimiento

tantas veces tropecé en la piedra misma
cuantas hice despropósito de enmienda
tú sabrás si llevas bien las riendas
o ya es costumbre no esquivar la vida

a ver si logramos avenirnos
en asuntos morales
-discreta pecadora-
o acabarás conmigo en el infierno
por ser tan condescendiente
si no laxa
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Juan Jacinto Muñoz Rengel: El sueño del otro (por José Cruz Cabrerizo)
  • Publicidad

  • Autores

    “Es la economía, estúpido”: entrevista a Muakuku Rondo Igambo (por Jesús Martínez,)