Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Vladímir Vysotski: Zona Desmilitarizada
  • Cine

    La sombra del poder, película del director Kevin Macdonald (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Sugerencias

  • Música

    Raising Sand, CD de Robert Plant y Alison Krauss (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    La Guerra Civil española
  • Blog

    Rafael Reig: Literatura y caníbales en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Lu Xun: La mala hierba (Bartleby Editores, 2013)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario




    GÉNERO
Cine. Drama

    TÍTULO
Kanzo Senseï

    OTROS DATOS
Fecha de estreno: 4 de agosto de 2000

    DIRECCION
Shohei Imamura

    INTÉRPRETES
Akira Emoto
Kumiko Aso
Jyuro Kara
Masanori Sera
Jacques Camblin


    NACIONALIDAD
Japón-Francia

    DURACION
2 horas 8 minutos




Magazine/Cine y otras artes
Dr. Akagi (Kanzo Senseï)

Por Eva Pereiro López, sábado, 31 de marzo de 2001
Tribulaciones de un médico rural en vísperas de la rendición japonesa de 1945
Dos guerras se entrelazan en esta película, la primera y más sangrienta, la de los hombres armados con toda la miseria que conlleva, la segunda tiene nombre propio, es la cruzada que emprende el Dr. Akagi contra el virus de la hepatitis que está devastando, como la primera, la población del país y concretamente a mayores y mujeres en el pueblecito pesquero donde ejerce de médico.

Encarnando la medicina como arte benévolo por excelencia, no le preocupan ni pobreza, ni reconocimiento público, así nos lo describe desde el principio: “Un médico en ejercicio debe estar siempre corriendo al servicio de sus pacientes. Si te rompes una pierna, corre con la otra. Si te rompes las dos, entonces corre con los brazos.”

La bondad e ingenuidad que representa se verán ensombrecidas por los tentáculos del marco bélico que no entiende de enfermedades, pero sí de espías y de traidores, irrumpiendo con violencia y aplastando su esfuerzo con desdén hasta su alegórica apoteosis final: un gigantesco hígado hipertrófico que estalla y se dibuja en el cielo para castigarlos.

Critica aquí Imamura el camino de la medicina moderna por verla alejarse de ese arte benévolo que tanto nos conmueve en esta historia mezclada de tradición y terror, de tesón y humillación en vísperas de la rendición japonesa de 1945.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La cuestión religiosa en la Segunda República
  • Publicidad

  • Autores

    Hacia el Mar Egeo. Las memorias de un helenista durante la II Guerra Mundial (por G. S. Kirk)