Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    José Fernando Siale DJangany: En el lapso de una ternura (reseña de José Cruz)
  • Cine

    Carancho, película de Pablo Trapero (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Same Girl, CD de Youn Sun Nah (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Preparación científica para la vida moderna
  • Blog

    La librería Follas Novas, en Santiago de Compostela (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    El Incendiario, de Miguel Veyrat
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario




    AUTOR
Richard Fletcher

    GÉNERO
Historia

    TÍTULO
La España mora

    OTROS DATOS
Traducción de Fernando Santos Fontenla. Hondarribia, 2000. 213 páginas. 3500 pesetas.

    EDITORIAL
Nerea




Reseñas de libros/No ficción
Una visión accesible de la España musulmana
Por Inés Astray Suárez, sábado, 31 de marzo de 2001
Fletcher se dirige a un público no especializado y al que pretende desengañar de los numerosos tópicos sobre una Al-Andalus romántica y misteriosa.
Richard Fletcher, profesor de Historia Medieval en la Universidad de York, escribió este libro, que el mismo define como una “introducción a la historia y a la cultura de la España islámica” a principios de los años 90, en inglés, pensando en un lector “que viaja con curiosidad por España y quizá desee saber algo más de lo que le puede informar un libro acerca de la gente que construyó la Mezquita de Córdoba o la Alambra de Granada”. La traducción al castellano que ahora publica Nerea puede hacer exactamente la misma función. Para el lector español la obra posee el aliciente añadido de saber cómo ven nuestra historia en otros países: Fletcher se dirige a un público anglosajón no especializado y al que pretende desengañar de los numerosos tópicos que desde los viajeros decimonónicos hasta los folletos de las agencias de viajes han creado sobre una Al-Andalus romántica y misteriosa

Tras descartar los títulos de España árabe o España musulmana (árabes siempre hubo muy pocos y musulmanes al principio también), Fletcher elige para su trabajo el de la España “mora”, porque define lo que, a su entender es una característica esencial de la misma: su estrecha relación con la región noroccidental de África (la antigua provincia romana de la Mauritania) de donde procedía la población beréber que constituía el grueso de los conquistadores que cruzaron el estrecho de Gibraltar en el 711 y de donde llegarán en el siglo XI los almorávides y en el XII los almohades. Aunque las relaciones entre los andalusíes, y sus vecinos del Sur más observantes de las leyes del Islam (los fundamentalistas marroquíes), no siempre fueron buenas, no cabe duda que los habitantes de esa esquina más occidental del mundo islámico tenían muchas cosas en común.
En definitiva 800 años de presencia mora en la península magistralmente resumidos en poco más de 200 páginas que además se leen como una novela

Siguiendo un orden cronológico la obra da cuenta de las etapas tradicionalmente reconocidas en la historia de Al-Andalus: la rápida conquista de la península tras la destrucción del reino visigodo seguida de una más lenta islamización; las dificultades de los emires cordobeses para imponer su autoridad en un territorio cuya configuración geográfica favorece la fragmentación; la prosperidad del califato cuando Córdoba, en el siglo X, tenía aproximadamente el mismo tamaño que Constantinopla, la otra gran ciudad del mundo mediterráneo; la fragmentación en los reinos de taifas “gatos inflados para parecer leones” y la supervivencia de uno de ellos, la Granada nazarí hasta que, a fines del siglo XV, un incidente fronterizo da a los Reyes Católicos la ocasión para la definitiva conquista que los propangandistas reales presentaron como una nueva cruzada. En definitiva 800 años de presencia mora en la península magistralmente resumidos en poco más de 200 páginas (eso sí, de letra minúscula) que además se leen como una novela. Eso no quiere decir ni mucho menos que la obra carezca de rigor o de interés para quienes ya conozcan la historia de Al-Andalus. Aunque el autor nos previene modestamente de que no esperemos una gran erudición de este libro, desde la primera página es más que evidente su vastísimo conocimiento de la Historia Medival española (Fletcher es, por ejemplo autor de una biografía del Cid que publica la misma editorial). Es posible que algunos de sus lectores le hubieran agradecido que les ahorrara algunos datos (fechas sobre todo), pero se lo perdonarán de buena gana por lo extraordinariamente ameno de su prosa, salpicada de pinceladas de un humor muy británico.

La presencia musulmana en la península y su lento retraimiento en favor del avance de los pueblos cristianos del Norte, ha sido y, sin duda, sigue siendo uno de los elementos claves para la interpretación de la historia de España, en el que numerosos historiadores e intelectuales han querido ver el origen de sus diferencias con respecto a los países del entorno occidental. Particularmente polémico ha sido siempre el grado de armonía o tensión que presidiría las relaciones entre judíos, moros y cristianos. Richard Fletcher nos previene contra el mito de una Al-Andalus supuestamente ilustrada y tolerante reconquistada por unos reinos cristianos oscurantistas e intransigentes: los mozárabes siempre fueron ciudadanos de segunda fila en los reinos musulmanes de la misma forma que los mudéjares los fueron en los reinos cristianos; los intelectuales musulmanes nunca mostraron el más mínimo interés en comprender la cultura de sus vecinos cristianos y viceversa. Cierto, nos recuerda Fletcherd que la visión que tenemos de la Edad Media se basa casi exclusivamente en los testimonios de la exigua minoría que sabía escribir y ya se sabe que “los intelectuales no se distinguen por su dominio de la realidad cotidiana”.
Al-Andalus como principal avanzadilla en tierras europeas de la civilización islámica sirvió de puente para que los bárbaros pueblos del norte pudiesen acceder a parte de aquella preciada sabiduría, sin duda un aporte fundamental para que se convirtiesen en la civilización hegemónica de la segunda mitad del milenio

Pero Al Andalus no constituye únicamente una etapa fundamental de la historia de los pueblos peninsulares; cumplió también un importante papel en la formación de la civilización europea. Los árabes de Oriente Medio fueron depositarios de los conocimientos científicos y filosóficos acumulados en la Edad Antigua por griegos y persas, unos conocimientos que tradujeron, clasificaron y completaron con su propia experiencia. Al-Andalus como principal avanzadilla en tierras europeas de la civilización islámica sirvió de puente para que los bárbaros pueblos del norte pudiesen acceder a parte de aquella preciada sabiduría, sin duda un aporte fundamental para que se convirtiesen en la civilización hegemónica de la segunda mitad del milenio.

Tratándose de una obra de divulgación parece razonable que se haya prescindido de las notas a pie de página. Sería probablemente de mayor utilidad un simple cuadro cronológico con 20 o 30 fechas claves del período. Tampoco estaría de más que los cinco mapas que la ilustran reprodujesen siquiera de forma esquemática las divisiones políticas de cada periodo puesto que en el texto se alude reiteradamente a ellas.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Eduardo Mendoza: Mauricio o las elecciones primarias
  • Publicidad

  • Autores

    Antonio Muñoz Molina. El tiempo en sus manos (por Justo Serna)