Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Las consecuencias estratégicas del secesionismo catalán (por Manuel López Blanco)
  • Cine

    Crítica de Gomorra, película dirigida por Matteo Garrone (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    The Age of the Understatement, CD de The Last Shadow Puppets (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Episodio en Kosovo
  • Blog

    “La Torre de los Sueños” de José Hierro (blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Ana María Navales: El final de una pasión
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Portada de la versión en inglés

Portada de la versión en inglés

    AUTOR
Peter Gowan

    GÉNERO
Economía política

    TÍTULO
La apuesta por la globalización

    OTROS DATOS
Madrid, 2000. 464 páginas.

    EDITORIAL
Akal




Reseñas de libros/No ficción
Sociedad global o imperio mundial
Por Pablo Manuel Fernández Alarcón, sábado, 24 de febrero de 2001
Peter Gowan, destacado intelectual contrario al neoliberalismo político, repasa en un completo texto los aspectos políticos de la globalización, su historia e intereses, y el papel de los Estados Unidos en su configuración, así como sus repercusiones en los ámbitos económico y político.
Hace ya algunos años que en nuestro país los intelectuales han dejado de tener ideas políticas. Todos hablan en nombre de los Hechos cuando no en el de la Verdad. Apenas nadie reconoce tener una adscripción política, y mucho menos si ésta es la dominante en la corriente de opinión. Si embargo esto no es así en otros países, sin duda más plurales, donde nadie tiene miedo o es menospreciado por decir quién es y de dónde viene, qué quiere demostrar y por qué.

Sin duda hay un plus de honestidad en poner las cartas boca arriba desde el principio, y no sólo porque el lector merezca saber de donde viene lo que se le dice, sino, sobre todo, porque la exigencia de objetividad y precisión no sólo no se relaja, sino que se ve espoleada por el hecho de tener que argumentar para lectores que saben de antemano tu punto de partida.

Peter Gowan, aparte de uno de los más respetados expertos en relaciones internacionales, construcción europea y políticas económicas, es también miembro del consejo editorial de la prestigiosa New Left Review y en destacado militante contra el neoliberalismo político.

Y es precisamente sobre el carácter político de dicho neoliberalismo sobre lo que trata esta obra sobre la globalización. Una obra que ahora se presenta en castellano apenas algo más de un año después de causar un gran impacto tras su publicación original y que representa uno de los títulos más interesante y omnicomprensivos del panorama editorial sobre el tema.
Lo que Gowan ha pretendido es, dando por supuesto el carácter tecnológico y económico de la globalización, organizar de un modo claro, simple y convincente una explicación de los intereses políticos que están a la base de la globalización

Es verdad que acerca de la globalización tenemos en las librerías gran cantidad de títulos, algunos en contra, los más a favor; algunos bien trabajados, otros publicados aprisa y corriendo para satisfacer la demanda de un público lógicamente interesado. Pero, que sepamos, ninguno de ellos ha abordado la globalización desde un punto de vista de estricta historia política.

Lo que Gowan ha pretendido es, dando por supuesto el carácter tecnológico y económico de la globalización, organizar de un modo claro, simple y convincente una explicación de los intereses políticos que están a la base de la globalización. Y, para Gowan, esos intereses políticos se corresponden de una manera directa e histórica con los del gobierno de los Estados Unidos de América.

La mejor manera de presentar el libro de Gowan es recordar el título en el inglés original: The Global Gamble. Washington’s Faustian Bid for World Dominance”. En este sentido ‘Gamble’ es desde luego ‘apuesta’ en inglés, pero no una apuesta cualquiera sino una muy arriesgada. Pero intentar traducir el subtítulo nos resulta aun más clarificador: ‘La oferta fáustica a Washington para la dominación mundial’.

En efecto, la tesis central de Gowan es que el gobierno americano se ha visto con la posibilidad real de la dominación mundial, y ha optado por aceptarla aun cuando dicha dominación diste mucho de estar libre de riesgos.

En este sentido, el libro parte de un lugar más o menos común dentro de los estudios políticos como es el de que la globalización comienza realmente en ese momento en el que los Estados Unidos se ven en situación de administrar el mundo entero sin competencia; y desde ahí trata de explicar una historia mucho menos conocida, como es la de los procedimientos que para dicha administración se llevan a cabo.
La nueva organización se habrá de sustentar en dos pilares: el neoliberalismo, que desequilibra la balanza entre ‘capital’ y ‘trabajo’ a favor del primero, y la globalización, que hace depender toda política de los mercados (americanos). En realidad nuestro autor tratará de demostrar que en la nueva situación mundial se trata de dos principios que se realimentan

La novedad en dicha estrategia de dominación no será el clásico concepto imperialista de arrasar de un modo directo con la soberanía de los Estados sino todo lo contrario: la construcción de dicha administración mundial se hará con la ayuda de dicha parcelación estatal del mundo.

A partir de ahí y constatando que la desaparición del comunismo del escenario geopolítico exige una nueva legitimación de las viejas alianzas, la nueva organización se habrá de sustentar en dos pilares: el neoliberalismo, que desequilibra la balanza entre ‘capital’ y ‘trabajo’ a favor del primero, y la globalización, que hace depender toda política de los mercados (americanos). En realidad nuestro autor tratará de demostrar que en la nueva situación mundial se trata de dos principios que se realimentan.

Para ello Gowan se embarcará en una explicación minuciosa y gratificantemente escolar de cómo funcionan los mercados, de la diferencia entre mercados financieros y capital productivo, del papel histórico de las grandes instituciones financieras, y de aquellas decisiones políticas que llevaron a la reafirmación absoluta del dominio del capital americano sobre la economía mundial.

La conclusión es que esta estructura dibuja una división en la que las circunstancias tecnológicas sólo juegan un papel accesorio: los aspectos financieros -los grandes beneficiados del nuevo orden económico- recaen todos en el capital estadounidense. Por contra, los aspectos sociales -los grandes perjudicados- son competencia exclusiva de los respectivos gobiernos nacionales.

A partir de esta conclusión, diseñada con gran profusión de datos históricos y fuerza argumental (aunque se echa un poco de menos un mayor análisis del papel de la Unión Europea en el proceso) Gowan divide su libro en dos partes.

Por un lado la descripción dinámica de la estructuración de este sistema a través del sistema monetario internacional que rige el comercio y el intercambio financiero mundiales. Ello incluye también algunas de sus más nefastas consecuencias en forma de crisis, de ellas algunas ya ocurridas, las más por venir.
Se comparta o no el punto de partida o la intención del autor, determinados planteamientos no pueden dejarse de lado, como es el hecho de la emergencia de un nuevo régimen financiero basado en el Dólar y en el mercado de Wall Street o la sospecha de que no se da una oposición entre el interés de la superpotencia americana y el de las grandes empresas transnacionales

Por otro, la necesaria articulación de un elemento militar que cubra dos factores: el del refuerzo en caso de situaciones de ruptura de la dominación económica y, no menos relevante, la necesaria válvula de inversión en armamento para evitar que las cíclicas crisis económicas golpeen demasiado duramente al sector industrial americano. Además, en este apartado hay que incluir las necesarias legitimaciones más o menos liberales de dichas acciones militares que cristalizan en el extraño hecho de que nuestros ejércitos sólo actúen -y el hecho es que actúan muy a menudo- en misiones de paz.

A lo largo del texto, un texto en efecto largo pero dinámico y fácil de leer, Gowan va describiendo el proceso histórico con nombres, fechas y apellidos, dando cuenta por un lado del triunfo político que esta estrategia ha cosechado, y por otro, de la inestabilidad económica -la cuota mefistofélica- que dicho éxito político supone.

En suma, aun sin tratarse de un texto sistemático y definitivo, con la carga de ambigüedad que su ambición multidisciplinar supone, se trata de un libro de innegable interés que juega a su favor con dos hechos difícilmente negables, a saber: que las políticas exteriores occidentales no son precisamente coherentes ni transparentes, y el hecho reconocido por los propios líderes políticos occidentales de que la economía se ha convertido en el nuevo arma de las relaciones internacionales.

Así pues, se comparta o no el punto de partida o la intención del autor, determinados planteamientos no pueden dejarse de lado, como es el hecho de la emergencia de un nuevo régimen financiero basado en el Dólar y en el mercado de Wall Street o la sospecha de que no se da una oposición entre el interés de la superpotencia americana y el de las grandes empresas transnacionales.

Muchas son las cuestiones de interés para el futuro inmediato que este libro plantea, muchas más sin tenemos en cuenta las diferentes respuestas de los Estados Unidos a cada paso más o menos firme hacia la construcción de una alternativa europea.

En cualquier caso después de contemplar el panorama histórico descrito con la sencillez y minuciosidad del trabajo de Gowan, del análisis detallado de las actuaciones del gobierno americano, de los diferentes tratados económicos ratificados y posteriormente rotos -y viceversa- y el repaso a las causas y consecuencias de las recurrentes guerras que han jalonado el final del siglo XX, el lector no podrá evitar sospechar al menos que un Imperio a escala mundial es desde luego una forma de Globalización.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Elegía, de Philip Roth
  • Publicidad

  • Autores

    Memoria del karroo (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)