Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    La gracia irremediable. Álvaro Pombo: poéticas de un estilo
  • Cine

    Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres, película de Niels Arden Oplev
  • Sugerencias

  • Música

    Bas As Me, CD de Tom Waits (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    La imaginación histórica. Ensayo sobre novelistas españoles contemporáneos (por Justo Serna)
  • Blog

    Ópera, toros y mitos. José Tomás y Juan Diego Flórez (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    La materia valverdiana (por Nicanor Gomez Villegas)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
    AUTOR
Gabriel Tortella

    GÉNERO
Economía

    TÍTULO
La revolución del siglo XX

    OTROS DATOS
Madrid, 2000. 429 páginas. 2.565 pesetas.

    EDITORIAL
Taurus




Reseñas de libros/No ficción
Una visión caleidoscópica del siglo XX
Por Pablo Manuel Fernández Alarcón, sábado, 17 de febrero de 2001
Una clara y rigurosa relectura de los acontecimientos que jalonan el siglo XX
Tal vez la gran clave secreta para comprender el enciclopédico trabajo del Profesor Tortella se encuentre en otra gran obra publicada en inglés ya hace seis años por el historiador Eric Hobsbawn bajo el título Age of Extremes (publicada en español por Crítica en 1995 como Historia del siglo XX).

Al igual que Hobsbawn, Gabriel Tortella compone con el siglo XX una amena, honesta y divulgativa visión panorámica. Ambas obras comparten la capacidad de unir claridad con rigor, la falta de presunción tan inhabitual en los especialistas a la hora de dar cosas por sabidas, y el gusto por la redacción rápida, interesante -a veces vibrante- que permite leer un libro a primera vista extenso y académico del modo compulsivo con el que se lee una novela apasionante.

Siguiendo la estela de la celebrada maestría de Hobsbawn -de ese dibujo cuidadoso de las partes que, cuando están bien explicadas, permiten hacerse una “idea general de la situación histórica”, de esa honestidad a la hora de dar argumentos suficientes para que cualquier lector preocupado por el mundo en el que vive, discuta con el autor-, Tortella pretende hacer un anti-Hobsbawm en el contenido.
El lector podrá encontrar verdadera maestría a la hora de colocar el contexto económico al lado de cada acontecimiento político; obtendrá de un modo sencillo las principales claves de las crisis económicas, el sentido de las recetas para solucionarlas, las opciones políticas que hay detrás de cada programa económico, sus éxitos y sus fracasos

Se trata de dejar de lado los extremos -políticos, históricos, económicos- que componen el referente central en la obra del historiador afincado en Inglaterra para obtener de “los medios”un hilo conductor que permita hacer una relectura crítica y también explicativa de ese mare magnum de acontecimientos que jalonan este siglo que nos abandona.

Para ello nuestro autor cuenta con dos claves principales: su gran conocimiento de la historia económica del siglo XX (y su capacidad para hacerla interesante sin dejarse a un sólo lector rezagado) y la decisión no ya sólo de discutir el papel del comunismo en el siglo XX sino de ningunearlo, de restarle relevancia en el discurrir de los hechos y, sobre todo, en su herencia para la posteridad.
En la obra de Tortella se esconde el intento de dar un sentido original y total a toda la historia del siglo XX

Pero el resultado es afortunadamente fracasado: los libros de Tortella y Hobsbawm son necesariamente complementarios. En lo que respecta a La revolución del siglo XX el lector podrá encontrar verdadera maestría a la hora de colocar el contexto económico al lado de cada acontecimiento político; obtendrá de un modo sencillo las principales claves de las crisis económicas, el sentido de las recetas para solucionarlas, las opciones políticas que hay detrás de cada programa económico, sus éxitos y sus fracasos. Y de paso podrá comprender de un modo fácil y atractivo el origen de las principales instituciones económicas que dirigen este cambio de siglo. Sabrá el cuándo, el por qué y el para qué de siglas tan herméticas como F.M.I., G.A.T.T, O.E.C.E., etc. Y también de sus virtudes y problemas para nuestro presente y futuro.

Pero el lector no sólo encontrará un gran libro divulgativo. En la obra de Tortella se esconde el intento de dar un sentido original y total a toda la historia del siglo XX. El punto de partida, la especificidad del siglo XX en la historia, se ve integrado en toda una teoría que exprime las diferencias entre el mundo liberal-burgués del XIX y el estatista-obrero-democrático que regirá el XXI, siendo el siglo XX el exagerado, trágico pero también esperanzador teatro de operaciones de este cambio trascendental.

Ahora bien, también es probable que el lector aficionado a la Historia se vea un tanto decepcionado en ese aspecto. Aunque quizá no debería estarlo tanto: todos nos hemos acostumbrado demasiado a una Historia de grandes revelaciones, de sospechas, de conspiraciones... empieza a dar la impresión de que los historiadores son aun más maquiavélicos si cabe que los propios actores que componen sus obras.
No encontrará el lector ningún interés crítico o inconformista en la obra: para bien o para mal la historia de Occidente es vista de un modo un tanto naïf, mientras se descuelgan algunos tópicos sobre el mundo árabe y se considera que “Europa Occidental y el resto del mundo desarrollado” son “casi todos los países del mundo”

Aún así el relato de Tortella se ve quizá obligado por sus objetivos teóricos a ser un poco descuidado: detrás de la Guerra Civil rusa apenas hay que generales zaristas despechados, los Estados Unidos de América aparecen como paladines de la democracia en Latinoamérica, los asesinatos de Kennedy o de Allende no tienen gran relevancia política. Ni el plan Marshall contiene fines políticos de Estados Unidos en Europa ni el F.M.I. guarda relación con las políticas del inquilino de turno en la Casa Blanca.

Tampoco encontrará el lector ningún interés crítico o inconformista en la obra: para bien o para mal la historia de Occidente es vista de un modo un tanto naïf, mientras se descuelgan algunos tópicos sobre el mundo árabe y se considera que “Europa Occidental y el resto del mundo desarrollado” son “casi todos los países del mundo”.

Esta visión un tanto conformista le lleva a afirmaciones tan chocantes como las de que en estos países desarrollados en los que vivimos ya no hay problemas económicos, que la democracia no es más que la suma de sufragio universal y una estructura corporatista, o incluso que el problema económico de los países del Tercer Mundo no es económico sino demográfico.
El lector tiene delante una nueva y magnífica pieza imprescindible para componer el puzzle de la reflexión personal sobre el siglo que dejamos atrás

En este último sentido resulta un tanto decepcionante que a la hora de explicar las causas de la pobreza en los países tropicales, se atribuya mayor relevancia a un ambientalismo un tanto decimonónico que a teorías tan consolidadas por los hechos como la de la pobreza de los países con economías complementarias (cuyas riquezas son materia prima de otros países más poderosos). Incluso algunas recetas maltusianas resuenan hoy en día ya un poco rancias.

Pero no querríamos dar con todo ello la impresión de que se trata de un texto sectario: en el discurrir del libro hay argumentos para todos. Se trata -como en el caso de Hobsbwam- de un texto con el que siempre se podrá discutir sin dejar por ello de aprender de su exposición argumentada y documentada.

El lector tiene por tanto delante una nueva y magnífica pieza imprescindible para componer el puzzle de la reflexión personal sobre el siglo que dejamos atrás. Eso sí, con el aditivo impagable de que a esa reflexión Tortella nos invita a todos.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Pensar con la historia, de Carl. E. Schorske (por Manuel Álvarez Tardío)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Merche Rodríguez, autora de Colgados ;-) Emociones en la red (por María José de Acuña)