Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
Historial de visitas

· Poemas (Visitas 1)
  • Novedades

    El derecho a decidir. Las consecuencias estratégicas del secesionismo catalán
  • Cine

    Tyrannosaur (Redención), película de Paddy Cosidine (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    The Crying Light, CD de Antony and the Johnsons (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    Cyborgs (por Jorge Majfud)
  • Blog

    El mirar atrás de Javier Marías (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    El Incendiario, de Miguel Veyrat
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Marta Agudo

Marta Agudo

    NOMBRE
Marta Agudo

    LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO
Madrid, 1971

    CURRICULUM
Doctora en Filología Hispánica. Dio clases en la Universidad de Barcelona y trabajó para el Instituto Cervantes de Madrid. Es autora del poemario Fragmento (Salamanca, Ceyla, 2004), ha intervenido en la escritura de textos para exposiciones y videocreaciones de Jordi Mollá y es colaboradora de revistas literarias como Quimera, Turia y Perenquén. En la actualidad
dirige la colección de libros de poesía y pintura de la Galería Luis Burgos Arte Siglo XX




Marta Agudo: "Fragmento" (Ceyla, Salamanca, 2004)

Marta Agudo: "Fragmento" (Ceyla, Salamanca, 2004)


Creación/Creación
Poemas
Por Véase ficha del autor, miércoles, 02 de marzo de 2005
En Fragmento, primer libro de poemas de Marta Agudo, encontramos un ambiente y un lenguaje muy personales tratados con maestría lírica. Los sesenta poemas breves que lo componen combinan la reflexión, la angustia existencial y una visión escéptica de nuestra libertad con una escritura que se inscribe en la estética minimalista.
Su concisión es un rasgo que la acerca por un lado a la poesía del silencio, cultivada por algunos de sus contemporáneos como Ada Salas o Marcos Canteli y por otro actualiza “la tradición emblemática” del barroco, haciendo hincapié en la materialidad del lenguaje y el valor iconográfico del poema. Así nos encontramos versos dispuestos en diagonal, sangrados o agrupados de diversas formas (disposición que sólo se puede visualizar en el libro, ya que el formato lo impide en la revista digital).

Respecto a la angustia existencial que recorre las páginas de Fragmento Jordi Doce (Turia, junio-octubre 2004) señala que Marta Agudo sortea en todo momento las trampas del exhibicionismo confesional y se nos muestra en frío, prendida a una materia verbal tan densa como reticente y que el empleo del “tú monológico” (el yo que habla de sí mismo en segunda persona) contribuye a esta impresión de distanciamiento de los poemas, que a menudo, tal es su brevedad, parecen esquirlas desgajadas de un conjunto superior. De ahí el título del conjunto.

Por su parte, Eduardo Moga apunta en "La plenitud del fragmento" (en Cuadernos Hispanoamericanos, noviembre-diciembre 2004) que Marta Agudo suscribe una poesía de intensa coloración existencial a la que se accede por medio de una escritura despojada, abstracta e impersonal (abundan las formas verbales del infinitivo y el gerundio), que se nutre de lo simbólico y persigue lo trascendente. Así, en buena parte de los poemas de Fragmento, se suceden los términos que sugieren dolor e incomprensión de lo absurdo de la vida. Palabras como miedo, muerte, suicidio, vacío, orfandad, olvido, ausencia, derrota... van apareciendo en sus páginas. Aunque, sin duda, el término que más se repite es el de muerte.

En cuanto a la construcción de Fragmento, la autora sigue un criterio de encadenamiento de las composiciones que consiste en repetir una de las palabras del último verso en el primer verso del poema siguiente, formando así los diferentes eslabones de la cadena poética que tiene como resultado una obra compacta y unitaria.

Rosalía de Frutos


***



Selección de poemas del libro Fragmento


Mundo preñado,

amaneces.


Humedad alargada de los siglos.



Y repueblas distante la humedad,

lúbrico depredador de albas,

hilo ausente que nunca fortifica

y deja un resplandor herido tras su luz.


***


Has heredado el ser:


la carne en su centella,

el salmo por rencor,

la tierra y su hendidura.


***


Vértebra a vértebra yergues el discurso,

geometría del verbo

en verso suspendida.


Ni ebrio origen ni trazo rebosante.



Será el origen un éxodo de labios.

...Entonces el amor,

su simetría...


La soberbia de un sol que nada enciende.


***


Construye el mar su pecho de pedazos

como el tiempo su calma de derrotas.


Fragmentado su verbo,


su vasto himno de muerte,

empuña tras la ola el vuelco del suicida

y tras su edad la lenta deserción.


***


No disminuye el dolor la belleza,

pero rozado su acorde

se palpa el precio de su son.


Hojarasca de vida volcada para nadie.



Vida,


cabalgata triunfal

sin broche alguno,


calendario vastamente inmerso

porque el mar es también portal de luz.


***


Llegará la verdad

y su furgón de angustias

a extenuar la paz de las derrotas.


Mejillas cabizbajas.

Enfermos meteoros.



Meteoro callado

llega el dolor,


rejonea el tiempo

nuestra espalda


y espirales sin centro

recitan su orfandad.


***


Criminal sin rastro ni pregunta:

el cuenco ampuloso de los días.


Y el ser:

madriguera incapaz de tanta pérdida.


***


Como el suicida integra en la muralla


la impronta de su salto,



aguardas en la noche


la sed de la caída,

la astuta sucesión de la contienda.



...Sucesión de cuerpos

buscando

las letras de una rima inalcanzable...


***


Cuerpo

curtido por el aire.


Coraza desnuda

que apacienta

el vértigo infantil

de sus costillas.


***


No batirá el hombre la guerra

porque sólo en la paz

se alumbra su destrozo.



Ser en destrozos. (*)


Adentro el cáncer

concede a la metralla

su trazo sosegado.


Así,

serena y eficaz perduras:


naturaleza.



Y la naturaleza olvidó

que en su rostro

de infinita variedad

había sentimiento,


que cada nombre ante su fosa

bien vale una excepción.


___________________________________
(*) Ser en destrozos e Y en la naturaleza olvidó son para Pilar Agudo, muerta antes de tiempo.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Siempre hemos vivido en el castillo de Shirley Jackson (por José María Matás)
  • Publicidad

  • Autores

    Carmen Amaya. La biografía (por Francisco Hidalgo Gómez)