Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Wise Up Ghost, CD de Elvis Costello and The Roots (por Marion Cassabalian)
  • Cine

    (500) Días juntos, película de Marc Webb (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    The King of the Limbs, CD de Radiohead (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Sartori y el multiculturalismo
  • Blog

  • Creación

    Después de la guerra (cuento)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario




    AUTOR
Andrew Roberts

    GÉNERO
Ensayo. Historia

    TÍTULO
Hitler y Churchill. Los secretos del liderazgo

    OTROS DATOS
Traducción de Amado Diéguez Rodríguez. Madrid, 2003. 309 páginas. 22 €

    EDITORIAL
Taurus




Reseñas de libros/No ficción
El liderazgo inspirador Churchill frente al mesiánico de Hitler
Por Rogelio López Blanco, martes, 15 de julio de 2003
El historiador británico Andrew Roberts aborda un estudio comparativo entre dos liderazgos sumamente acusados, históricamente relevantes, de muy distinta naturaleza y en un contexto temporal determinado, cuyas consecuencias a escala mundial siguen todavía vigentes, así como el contrastado ejemplo que han supuesto uno y otro.
Por su significado histórico, el efecto de ese choque de personalidades todavía permanece como un hito del siglo XX, pero además puede proporcionar enseñanzas en la actualidad respecto a otros liderazgos, sin ir más lejos el autor cita el pseudoreligioso de Osama Bin Laden, para combatirlos con conocimiento o, en un sentido más positivo y alejado de ese ejemplo, como inspiración a todos aquellos entre cuyas funciones esté la toma de decisiones.

Una característica del libro es que ha servido de base para una serie documental de la BBC titulada “Los secretos del liderazgo”, lo que dota a la obra de un atractivo de corte visual, le aleja de la erudición extrema y hace que, sin que pierda el rigor e interés de la obra de carácter historiográfico, constituya una lectura amena, ágil e ilustrativa.

El libro se divide, entre una introducción sobre la importancia del liderazgo y sus características y unas conclusiones que se establecen sobre la figura histórica de Wiston Churchill, en dos grandes apartados, la comparación de éste y Hiltler antes de 1939 y después, es decir, durante la Segunda Guerra Mundial.
El inspirador carácter de Churchll, “combativo, voluntarioso y enérgico”, resultó decisivo para mantener incólume la resistencia británica en el periodo clave que va de la derrota francesa a la invasión de la URSS

De los elementos que ambas personalidades tienen en común, como la tenacidad para sobreponerse a todas las decepciones que obstaculizaron su carrera y cierta visión providencial de sus respectivas personas, mucho más acusada en Hitler, pasa a la diferencia entre ambos liderazgos, carismático en el caso del alemán e inspirador en el de Churchill.

El primero centralizaba todas las energías del pueblo alemán e implicaba que se depositaban voluntariamente las decisiones e iniciativas en una figura y en su entorno que era tratado, para consolidar y ampliar el poder de Hitler, bajo el concepto de competencia y de trabajar en el sentido de complacer al líder, lo cual fue funesto para los intereses militares alemanes y para el mundo (Holocausto)

El segundo entraba en simbiosis con el pueblo británico, constituyendo una fuente de energía para sustentar la resistencia de los británicos en el peor momento, 1940-1941, cuando racionalmente no había ninguna esperanza de derrotar a las huestes nazis y sólo quedaba el ofrecimiento de “sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas”, de la victoria final, apelando al patriotismo y a las emociones heroicas del pueblo británico.

Algunos hechos claves evidencian la capacidad constructiva o destructiva de cada liderazgo. El inspirador carácter de Churchll, “combativo, voluntarioso y enérgico”, resultó decisivo para mantener incólume la resistencia británica en el citado periodo que va de la derrota francesa a la invasión de la URSS, y su porfía por imponer sus opiniones (invasión del Norte de Africa y de Italia) salvó la precipitación de un desembarco en Europa occidental en 1943.

Por su parte, el carácter mesiánico e infalible del liderazgo de Hitler le llevó a cometer tres gravísimos errores que le costaron la guerra. Primero, por colocar al ejército alemán en su sitio para reforzar su liderazgo, impidió la culminación de la operación relámpago sobre Francia, que hubiese impedido la evacuación de Dunkerque. Segundo, por despreciar a sus aliados, todo lo contrario que hizo Churchill a lo largo de la guerra, se retrasó la invasión de la URSS (semanas claves perdidas en ocupación de Yugoslavia y Grecia, por la iniciativa fracasada de Mussolini) y no contó con el apoyo de Japón para desbordar a los soviéticos por su flanco asiático, lo que, tercer error, derivó en el ataque nipón a Estados Unidos y la declaración de guerra contra éstos el 11 de diciembre de 1941.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Eduardo Mendoza: Mauricio o las elecciones primarias
  • Publicidad

  • Autores