Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    La historia: caos, orden, proceso y contexto (por Justo Serna)
  • Cine

    Desgracia, película de Steve Jacobs (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Preliminaires, CD de Iggy Pop (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    La historia cultural. ¿Un giro historiográfico mundial? (por Anaclet Pons y Justo Serna)
  • Blog

    Sinatra y sus secuaces en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    El viento del sur, relato de Rafael Lassaletta Cano
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Florentino Huerga

Florentino Huerga

    NOMBRE
Florentino Huerga

    LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO
San Cristóbal de Entreviñas (Zamora), 1934

    CURRICULUM
Fundador y director de la revista La Mano en el Cajón y de la colección de libros del mismo nombre (1969-1988). Poemarios: Poemas de la mala sombra, Un puñado de ceniza, Nosotros las víctimas, Apuntes para otra historia, Del amor y otros desengaños y Los laberintos del agua. También ha publicado la novela Ceremonial y memoria del hijo enorme y de su poder irremediable. Finalista del premio Bilbao de novela y premio Bahía de Santander de poesía.



Florentino Huerga: "Los laberintos del agua" (Fenice, Madrid, 1997)

Florentino Huerga: "Los laberintos del agua" (Fenice, Madrid, 1997)

Florentino Huerga: "Ceremonial y memoria del hijo enorme y de su poder irremediable" (L.M.C., Barcelona, 1985)

Florentino Huerga: "Ceremonial y memoria del hijo enorme y de su poder irremediable" (L.M.C., Barcelona, 1985)

Florentino Huerga: "Del amor y otros desengaños" (La Mano en el Cajón, Barcelona, 1981)

Florentino Huerga: "Del amor y otros desengaños" (La Mano en el Cajón, Barcelona, 1981)


Creación/Creación
Fragmento extraído del poemario "De la piel del aire"
Por Véase ficha del autor, miércoles, 16 de octubre de 2002
La poesía de Florentino Huerga, determinada por la temática que desarrolla, fue encuadrada en la denominada social, si bien una detenida lectura de su obra nos llevará a consideraciones y matices que hacen no encasillarla dentro de un modelo explícito. Como ya manifestó en su día el poeta: "Si ser poeta social significa untar la pluma en el propio corazón y hablar desde la más íntima manifestación de la sangre, sí, soy un poeta social, pero si a esto también se le puede llamar intimismo, soy un poeta intimista"
ESPÉRAME

A tí , que elegiste tu día, tu
hora y tu lugar.

Quédate aquí

y reposa la mañana ,

eterna ya,
mientras,
me quito

el polvo de la luz

y recorro las calles,

mirando

quién habita alrededor,

qué sombras

se deslizan

por la arena,

por los grises caminos

hacia el mar

y cojo flores

oscuras
y bebo

el agua de la fuente

con mis manos.

Aquí

habitaré tu sueño,

hasta que apaguen

el sol de cada día,

el sol que se resbala

por la pared del aire.



Espera

que busque

la alianza

que dejaste

entre los pliegues

de tus sueños.


La alianza

se ha quedado

entre las brumas,
perdida

en la voz de tu tristeza,

en la ilusión profunda

de tu aliento.


Espera

A que desate

mis zapatos,

a que indague

en qué rincón

tiene la tapia

el musgo más umbrío,

porque

en el musgo,

dejo mi voz

y exploro

la tierra alrededor,

el círculo

en que el tiempo

pondrá su eternidad

en nuestros ojos.


Espérame otra vez,

sobre lo alto,

en la tapia sesgada

de la tarde,

en el filo de los sueños,

en sus arcos,
allí, donde

la comunión

de los espacios,
nos ata
a la cal viva,

a la pared sin sombras.



Espérame

que vuelvo,

con las manos abiertas,

atentando
el telúrico misterio,

el polvo del amor,

que clavó
sus alfileres,

en el abismo

de la sangre.


Volveré
con la señal

unánime del hombre

que incendió

tu soledad

y puso algarabías

y crespones

en la mitad

de tu abandono,

que supo

que era tarde,

aunque caían,

despacio

las hojas y el rocío.



Anda por las plazas,

entre sueños...

Despierta a las quimeras

y levanta pájaros

precoces

en los juncos
del valle,

donde

los que han sufrido mucho,

andan a tientas

y preguntan

el nombre de las hierbas,

las petunias

y gamarzas,

del polen que se extiende

por las ventiscas

de la noche...


La luz se ve enredada

en el horizonte

del mundo.


La noche

anegaba tus ojos

de agua de mar

y medía tu soledad,

tu desconsuelo.

Espera, amor,

que te recoja

y nos vayamos a lo oscuro,

a medir el camposanto,

a calcular

eternamente

la raíz de los vencidos.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La poesía de Alejandra Pizarnik
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Pablo Peña Almagro, autor de Si volviera a nacer (por Jesús Martínez)