Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Pacto o conflicto en México (por Renward García Medrano)
  • Cine

    El intercambio, película de Clint Eastwood (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Mr Love and Justice, CD de Billy Bragg (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    La Guerra Civil española
  • Blog

    Las escritoras viven aquí, de Sandra Petrignani en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    La huida de mamá Uro, por JMDavies
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario




    GÉNERO
ARTE

    TEMA
Crítica de la película de la directora Mira Nair, La boda del monzón (Monson Wedding) ganadora del León de Oro de la Mostra de Venecia en 2001 (por Eva Pereiro López)

    OTROS DATOS
Guionista: Sabrina Dhawan.
Actores:
Naseeruddin Shah (Lalit Verma, el padre)
Lillet Dubey (Pimmi, la madre)
Vasundhara Das (Aditi, la novia)
Shefali Shetty (Ria, la prima)
Parvin Dabas (Hermant, el novio)
Vijay Raaz (P.K.Dubey, el que prepara la boda).
Nacionalidad: India.
Año de producción: 2001.
Idioma: hindi & inglés.













Magazine/Cine y otras artes
Hacia el encuentro de la lluvia
Por Eva Pereiro López, miércoles, 16 de octubre de 2002
La familia Verma, de cultura Punjabi, vuelve a reunirse en Nueva Delhi para celebrar una boda concertada en el último minuto. Cinco historias de amor se entrecruzan salvando muchas fronteras: las clases, los continentes y la moralidad, en una suculenta película que celebra la India y su confrontación entre modernidad y tradición. Los deseos, ansiedades y secretos emergerán en los días de preparación de la boda, yuxtapuestos a escenas cotidianas de las calles de la megalópolis.
Una boda reúne de nuevo a una familia acomodada y diseminada por todo el planeta, llevando a la casa en la que convivirán los miembros de ésta los días previos al evento, las heridas mal cicatrizadas, los deseos, derrotas y expectativas de cada uno.

Son cinco historias de amores muy distintos, hilvanadas deliciosamente en personajes perfectamente perfilados ya a partir del guión, y rematados por sólidas actuaciones. Historias que tratan de superar obstáculos sociales, económicos e incluso geográficos, en un país en plena evolución y ebullición social, esa tan conocida globalización.

Mira Nair presenta así, engarzada y reflejada en este complejo y conocido entramado familiar, la espectacular lucha del gigante asiático debatiéndose entre la voluntad de preservar las tradiciones, y la vertiginosa aspiración de modernidad. Esta lucha aparece tanto a nivel externo, cuando se nos muestran recorridos por las calles caóticas de la ciudad monstruo, como a través del comportamiento, introspecciones, dudas y preguntas de los propios personajes.
La película fluye maravillosamente embebida en sedas, colores y flores espectaculares que ahogan la pantalla con una sensibilidad exquisita que llega incluso a transmitir una intensidad y sensualidad desmayantes, de olores tan picantes como nuevos y provocadores

Sin duda es esta problemática lo que merece especial atención, catapultando la película más allá de la frontera, ¡tantas veces abismo!, de la simple historia interesante y bien llevada. La yuxtaposición expuesta resulta sorprendente y parece desvelar, en un primer y ligero vistazo, una lógica y prácticamente insalvable separación entre generaciones cuyos últimos individuos pertenecen indudablemente al colectivo « .com ». Pero a medida que nos adentramos en la película, ese juicio rápido y fácil se vuelve erróneo, dejando paso a un esperanzador y deseable pre-establecimiento de equilibrio en busca de raíces.

Secuencias de la vida de las calles de Nueva Delhi interrumpen con crudeza y momentáneamente el transcurso del largometraje. Estas imágenes en tiempo real de la peculiar situación del país aportan realismo y solidez al entrecruzado dibujo que la directora hace de la sociedad india hoy en día, atando además la ensoñación del espectador occidental no permitiéndole volar tan alto como desearía al recordarle que el gigante desperezado tiene todavía por delante un largo y difícil camino que recorrer.

Mientras, la película fluye maravillosamente embebida en sedas, colores y flores espectaculares que ahogan la pantalla con una sensibilidad exquisita que llega incluso a transmitir una intensidad y sensualidad desmayantes, de olores tan picantes como nuevos y provocadores. Esta extrema amplitud sensorial lograda desconcierta e hipnotiza con ritos y costumbres lejanos, del todo desconocidos, que nos sumergen en un calor y humedad sofocantes, haciéndonos suplicar el alivio de la lluvia. Y lo tan esperado acaba derramándose como un milagro antes del último aliento, para poder seguir celebrando.

Esta película llega a nuestras pantallas avalada por el León de Oro de la Muestra de Venecia 2001, y no decepciona la expectación creada, que rara vez puede permitirse el lujo de disfrutar de perlas asiáticas como ésta.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    The Walking Dead. Apocalipsis zombi ya (por Ana Matellanes García)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Emilio Vivar, autor de Los anónimos de la Guerra de Cuba (por Jesús Martínez)