Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
Historial de visitas

· Poemas (Visitas 1)
  • Novedades

    Marc Antoni Broggi: Por una muerte apropiada (reseña de Bernabé Sarabia)
  • Cine

    Enfermos en serie. Cómo tratar a Tony Soprano (por Justo Serna)
  • Sugerencias

  • Música

    Roll On, CD de J. J. Cale (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Preparación científica para la vida moderna
  • Blog

    Nueve años de la revista de arte “Trasdós” (blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Carmen Borja: Mañana
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Francisco Domene. Más abajo, portadas de algunos libros de este escritor y enlace con su página de wikipedia

Francisco Domene. Más abajo, portadas de algunos libros de este escritor y enlace con su página de wikipedia

    NOMBRE
Francisco Domene

    LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO
Caniles (Granada), 1960

    CURRICULUM
Profesor de Historia. En 1990 obtuvo la Ayuda a la Creación Literaria del Ministerio de Cultura. Su obra ha obtenido algunos de los reconocimientos de mayor consideración en el panorama poético actual: Ciudad de Irún (1991), Antonio Machado (1995), Antonio Oliver Belmás (1998), Blas de Otero (1999), Memorial Laureà Mela (1999) o el Ciudad de Burgos (2000).(Para conocer los títulos de sus obras clicar sobre su nombre, situado a pie de págima.)




"El cristal de las doce". DVD ediciones. Barcelona, 2001.

"El cristal de las doce". DVD ediciones. Barcelona, 2001.

"Falso Testimonio". A.A.E.E. Madrid, 1.999.

"Falso Testimonio". A.A.E.E. Madrid, 1.999.

"Arrabaías". Oikos-Tau. Barcelona, 2000.

"Arrabaías". Oikos-Tau. Barcelona, 2000.

"Insistencia en las Horas". Ediciones Libertarias. Madrid, 1993.

"Insistencia en las Horas". Ediciones Libertarias. Madrid, 1993.

"Libro de las horas". Col. Genil. Diputación de Granada, 1991.

"Libro de las horas". Col. Genil. Diputación de Granada, 1991.

"Ana y el misterio de la Tierra de Mu". Editorial Anaya. Madrid, 1.999.

"Ana y el misterio de la Tierra de Mu". Editorial Anaya. Madrid, 1.999.

El asunto Poseidón. Editorial Anaya. Madrid, 2001

El asunto Poseidón. Editorial Anaya. Madrid, 2001

"Propósito de enmienda". Kutxa. San Sebastián, 1992.

"Propósito de enmienda". Kutxa. San Sebastián, 1992.

"La última aventura". Editorial Anaya. Madrid, 1992.

"La última aventura". Editorial Anaya. Madrid, 1992.


Creación/Creación
Poemas
Por Francisco Domene, sábado, 2 de febrero de 2002
Los poemas seleccionados por Francisco Domene pertenecen a las siguientes obras: "Confesión", "Si amanece" y "Cuando quieras" están incluidos en el volumen titulado El cristal de las doce (DVD ediciones. Barcelona, 2001); "El poeta que quiere hablar del hombre" y "Fiesta oficial" forman parte del poemario Falso testimonio (A.A.E.E. Madrid, 1.999); y "De `arrabalías´" se encuentra en Arrabalías (Oikos-Tau. Barcelona, 2000), obra que obtuvo el primer premio del Memorial Laureà Mela, 1999.
Confesión


No soy quien crees que soy, ni aproximado,
ni en camino de serlo o de dejar de serlo,
ni ninguna vez, ni la mayor parte
de las veces. Incluso aunque te empeñes
en enseñarme cómo soy, cómo
quieres que sea, qué alma me conviene
y qué camisa, qué calzón y qué gesto,
no soy quien tú crees que soy, ni mi miedo
es igual que tu miedo, ni busco la verdad
que tú quieres que busque, ni tampoco
lo que espero es lo mismo que tú esperas
de mí. Ni un veinte ni un treinta por ciento,
ni la mitad, ni un cuarto, y eso que hace
muchos años que nos desconocemos,
ni poco más o menos, ni fijándose,
ni mirándolo por encima, ni mirándolo
bien, no, ni a grandes rasgos
le doy un aire. Y no es que yo sepa
quién soy, qué temo, qué busco, qué espero,
no es que yo no quiera,
que reniegue, ni tres, ni dos, ni una,
que falsee argumentos, que me invente
distinta identidad, distinta hechura,
que mi dedo señale el rostro de otro hombre,
otra tierra, otra fe, otra alianza,
distinto beneficio. Más me valiera serlo,
créeme,
pero yo no soy quien tú crees que soy.


***



Si amanece


Si amanece,
dices,
si la luz que se para a respirar
en nuestros cuerpos
cansados y desnudos,
adolescentes siempre como ríos
que aguardan la crecida de septiembre,
impuros como todo lo que ha sido poseído
por el amor
y tan callados en su pasmo
que parece que hablaran, si amanece,
dices,
si habrá que levantarse
y hacer el desayuno
y regresar un día y otro día
al mercado, al trabajo, al parque, al banco,
a resolver asuntos
absurdamente inexcusables,
si amanece, si la suave culebra
de la luz se desborda
por dentro de la piel,
por los besados párpados,
si inocula por los estremecidos
tendones su veneno,
¿qué quedará después de tanto asombro?
¿Qué permanecerá de todo lo erigido?


***



Cuando quieras


Será cuando tú quieras. Fíjate qué sencillo:
No tiene que llamarme ni esperarme,
ni soportar un día y otro día
mi aburrida presencia enamorada,
mi irritante presencia enamorada,
ni mis torpes discursos sobre cosas y gentes.
Será cuando tú quieras, porque quieras,
sin ninguna razón
convencional o justa, y sin apropiaciones
debidas o indebidas, ni estatutos,
sin tener que pensarlo
ni detenidamente ni un millón
de veces, porque sí, sin calcular
la ganancia o la pérdida.
No para ayer y no para mañana.
Cuando tus ojos se abran
embriagados de dulce luz y digan:
hoy.
Cuando tu corazón,
cuando tus manos y tu carne se abran
como dulces granadas silenciosas,
como espigas de trigo, y digan: hoy.


***



El poeta quiere hablar del hombre


Hablo del hombre. Me atribuyo su voz, como si el hombre
hubiera enmudecido, como si su laringe fuera un órgano
inútil, como si de sus labios sólo pudieran brotar besos
o eructos.
Hablo del hombre. Finjo que lo conozco.
Imito su tristeza o su alegría. Voy a los sitios que frecuenta
—la plaza del mercado, la oficina de patentes, los muelles, la ribera
del río, algún hotel barato, la uve azucarada y ácima de unos muslos,
un taller de modista, un bar que huele a muchas horas lentas— y pregunto
por él, por mí,
y nadie me responde, nadie hace caso. Nadie se vuelve al escuchar mi voz.
A nadie importa que mi voz —doy fe, lo juro, lo repito— sea la voz del hombre.
Hablo del hombre. Lanzo su descripción en los periódicos,
me oculto en las esquinas a ver si pasa, presto atención a los noticiarios
por si hablaran de él, de mí,
busco cualquier indicio —huellas de uso, signos, ecos, latidos, miedo, esperanza—, marco números de teléfono, distribuyo pasquines con su imagen;
pero nadie responde,
como si todo el mundo hubiera enmudecido, como si nadie comprendiera nada,
como si al otro lado del poema y a este lado del poema
no hubiera nada.


***



Fiesta oficial


No importa la ciudad, ni el día
—el de hoy, el de ahora mismo, un día
cualquiera, turbio y lento,
solemne
como un largo pasillo, cualquier día,
un día sórdido,
un día inmerecido—.
Hay por las calles un silencio
con pájaros,
una municipal cancelación
del absurdo transcurso
del tiempo, un apagado escombro
de cuanto, alguna vez, ha sido
propuesta, convicción, deseo.
Se atavían las gentes con sonrisas,
con pulcros ademanes mercantiles,
con dispendiosos signos
publicitarios.
Utilizan coartadas de alegría,
exonerantes reverencias,
recios discursos de fortuna.
No importa el día.
Todo el pasado es nada.
Un consenso de olvido desfila por las calles.
La dignidad
es un perro dormido en las aceras.
La libertad es una estatua ecuestre.
La justicia... Ah, la justicia...
eso que algunos piden desde siempre.


***



De "arrabalías"


.................
Como la savia de la tierra acude
a los centenos, la luz al reclamo
de las hojas y el agua jugadora
de la honda zubia al circunspecto océano,
yo acudo a su llamada. Con afecto
y con miedo, como se acerca el labio
a la piel que lo espera, como van
en busca de alimento las palomas
a la siembra, yo acudo a su llamada.
Y me envuelve su voz, como la niebla

al pueblo que amanece, y en su voz
me cobijo como un gato en el halda
mullida. Sigue hablando. Sigue hablándome
a mí, mujer, di con tu voz mi nombre.
Haz que tu dedo ahora me señale.
Que tu mano se pose en mi hombro tuyo.
Yo quiero ser tu símbolo y tu signo,
el garabato oscuro con que escribes
y creas, brizna de granza en tu almiar,
la huella de tu pie sobre la tierra.

Elígeme —si yo soy inmortal,
por qué temo morir—, llámame, sí,
no dejes que la duda eche raíces.
Corta tú a tu medida mi camisa
eterna, mi calzón eterno. Elígeme.
Que de tu desnudez me des la mía.
Que de tu propio barro me modele
tu mano. Imagen no, prolongación
tuya: barro de tu barro, saliva
tuya, tu misma desnudez, tus mismas

nervaduras: uno y todo son uno:
signo único, símbolo único, origen
único, el mismo canto inmemorial.
Hasta la luz, hasta que la luz duela,
hasta que la marca de la luz duela;
por fuera y por adentro, amiga, elígeme.
A hierro y fuego, pon tu marca en mí.
Que ni la borre el agua ni la tache
el tiempo. Que la herida largamente
supure, sí, que nunca cicatrice.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    El Reino del Ocaso, de Jon Juaristi (reseña de Inés Astray Suárez)
  • Publicidad

  • Autores

    La historia y la fatalidad. Lecciones breves de Albert Camus (por Justo Serna)