Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Wise Up Ghost, CD de Elvis Costello and The Roots (por Marion Cassabalian)
  • Cine

    Errol Flynn: Autobiografía. Aventuras de un vividor (T&B Editores, 2009)
  • Sugerencias

  • Música

    Mojo, CD de Tom Petty and The Heartbreakers (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    La sociología frente a Auschwitz
  • Blog

  • Creación

    Los crímenes del número primo (por Reyes Calderón)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Penguin Books, 2000<br>  <br>

Penguin Books, 2000





Sutton Publishing, 2000<br>

Sutton Publishing, 2000


Viking Press, 2000<br>

Viking Press, 2000


Sutton Publishing, 2001<br>

Sutton Publishing, 2001


I.B. Tauris, 2001

I.B. Tauris, 2001

Faber and Faber, 2001<br>

Faber and Faber, 2001


Virago Press, 2001<br>

Virago Press, 2001


Headline, 2001<br>

Headline, 2001


Macmillan, 2001

Macmillan, 2001

Hambledon and London, 2001<br>

Hambledon and London, 2001


Penguin, 2001

Penguin, 2001

HarperCollins/ Viking, 2001<br>

HarperCollins/ Viking, 2001



Reseñas de libros/No ficción
La reina victoria y el imperio británico
Por Anaclet Pons, domingo, 6 de enero de 2002
El 2001 ha sido para los británicos el de su reina Victoria, fallecida hace cien años. Con tal motivo, han aparecido diversos textos que la toman como objeto o como excusa. Eso sin olvidar otras publicaciones de interés, en especial las pertenecientes a uno de sus géneros más estimados: la biografía.
A estas alturas, bucear en cualquier mercado editorial a la búsqueda de novedades relevantes o de obras de calado parece una operación condenada al fracaso. Cualquier librería europea, por no decir mundial, ha reservado la parte más vistosa de sus escaparates para todo aquello que esté referido al Islam, el terrorismo o cualquier otro tema relacionado con la contienda en la que nos hemos visto sumidos. Esa aseveración es válida, pues, para el caso británico. Sin embargo, siempre hay resquicios que permiten otear otros libros o distintas preocupaciones. En ese sentido, hay un hecho que los británicos no han pasado por alto: el año 2001 ha sido el de Victoria. Y no nos referimos a Victoria Beckham, aunque su autobiografía (Learning to Fly) sea todavía uno de los libros más vendidos en las islas. Más bien, se trata de la reina Victoria, nacida en 1919, coronada en 1837 y fallecida en enero de1901, es decir, hace cien años.

Este centenario no ha pasado desapercibido y, además de otras conmemoraciones, han aparecido y se han reeditado un buen número de libros con tal motivo. En realidad, las editoriales empezaron a preparar el terreno a finales de 2000. Por un lado, se reeditó uno de los clásicos más reputados, el Queen Victoria, de Lytton Strachey, que entre nosotros puede leerse en la edición que Valdemar preparó en 1997. Este autor (1880–1932), miembro destacado del llamado grupo de Bloomsbury, publicó dicha biografía en 1921 y desde entonces ha sido considerada un referente obligado. Otra reedición es el Queen Victoria in Her Letters and Journals, publicada inicialmente en 1985 y debida a un especialista académico en estos menesteres, Christopher Hibbert, de quien se anuncia además otro Queen Victoria que editará Da Capo Press. Asimismo, en diciembre de 2000 apareció Last Days of Glory: The Death of Queen Victoria, un recorrido por los últimos veintitrés días de la vida de aquella reina con especial atención al impacto que tuvo su desaparición entre sus familiares y el público en general. En este caso, el autor es Tony Rennell, un conocido escritor y periodista.
Quizá la obra más interesante sea una reciente reedición. Se trata de otro Queen Victoria, una breve biografía aparecida inicialmente en 1990 y que ahora se ha ampliado ligeramente. Su autora es Dorothy Thompson, una conocida historiadora que ha dedicado buena parte de sus investigaciones al estudio del cartismo

Por lo que al 2001 se refiere, ha habido también un poco de todo. Está, por ejemplo, Queen Victoria's Family. A Photograph Album, una vistosa obra repleta de fotografías que se acompañan de todo tipo de anécdotas y anotaciones. Por otra parte, la autora, Charlotte Zeepvat, es de sobras conocida por aquellos pagos, pues es una reputada cultivadora de biografías de monarquías y dinastías reales. Más enjundia tiene en cambio Queen Victoria and the Discovery of the Riviera, un texto que toma a la soberana inglesa como excusa para explorar una de las zonas turísticas más conocidas y visitadas por la élite de aquellos tiempos. Con una breve introducción de Asa Briggs, su autor es Michael Nelson, un historiador de formación que se ha dedicado toda su vida al periodismo y que fue director general de la agencia Reuters. También merece citarse el trabajo de otro periodista, Matthew Sweet, que lleva por título Inventing the Victorians. En esta ocasión, se trata de examinar desde el presente aquella sociedad y las imágenes y conceptos que nos ha legado, de distinguir entre mito y realidad, todo ello bajo una premisa sugerente: supongamos, dice el autor, que todo lo que creemos saber sobre aquel tiempo fuera falso. Su hipótesis, pues, es que hemos malentendido interesadamente aquella época y aquella cultura. Por último, quizá la obra más interesante sea una reciente reedición. Se trata de otro Queen Victoria, una breve biografía aparecida inicialmente en 1990 y que ahora se ha ampliado ligeramente. Su autora es Dorothy Thompson, una conocida historiadora que ha dedicado buena parte de sus investigaciones al estudio del cartismo. En este punto, si se nos permite el inciso, conviene apuntar que acaba de editar una obra recopilatoria con diversos textos de quien fuera su marido, el celebrado E.P. Thompson. Se trata de The Essential Thompson (New Press, 2001), un volumen de casi quinientas páginas en el que se han seleccionado algunos de sus textos más brillantes. No hay, pues, ninguna novedad, ni siquiera para sus muchos lectores hispanos, a no ser una breve contribución perteneciente a Whigs and Hunters, libro aún no vertido al español.
En cualquier caso, y más allá de los individuos escogidos, todas las biografías toman como centro la época gloriosa del imperio británico. Pero, ¿qué queda ahora de aquellas glorias pasadas? Sólo el ornamento, o al menos esa es la opinión de David Cannadine quien acaba de publicar Ornamentalism, un heterodoxo examen de los orígenes de ese imperio, así como de su colapso a mediados del siglo XX

Como se puede deducir, pues, la biografía continúa siendo un tipo de escritura muy cultivado por los británicos. Y ello a pesar de que los historiadores se sienten cada vez más incómodos con un género que, quizá por su larga tradición, consideran poco atento a la renovación de la disciplina. Ahora bien, la costumbre y la aceptación popular que tiene hacen que las obras que lo cultivan sigan apareciendo año tras año. Lo hemos visto con la reina Victoria, pero no es el único caso. Una muy destacada, por ejemplo, es la que la filóloga Edna Healey ha dedicado a Emma Wedgwood, que se convertiría en la esposa de Charles Darwin, su primo carnal (Emma Darwin: the inspirational wife of a genius). En otro sentido, se podrían citar también dos biografías dedicadas a uno de los personajes clave de la historia británica: Winston Churchill. Bajo el título de Churchill han aparecido este año dos obras dispares, aunque ambas bajo la tradición hagiográfica que ha envuelto a este personaje. Por un lado, la debida a Roy Jenkins, un conocido miembro de la cámara de los lores. Por otro, la elaborada por el historiador Geoffrey Best (Churchill: A Study in Greatness).

En cualquier caso, y más allá de los individuos escogidos, todas las biografías toman como centro la época gloriosa del imperio británico. Pero, ¿qué queda ahora de aquellas glorias pasadas? Sólo el ornamento, o al menos esa es la opinión de David Cannadine, director del Institute for Historical Research at London University, quien acaba de publicar Ornamentalism, un heterodoxo examen de los orígenes de ese imperio, así como de su colapso a mediados del siglo XX. Por otra parte, este reconocido historiador va más allá de lo que ha sido común en investigaciones semejantes, pues propone un análisis de las actitudes de los británicos, del sentido que para ellos tenía aquella sociedad, ya fuera la monarquía o los residuos aristocráticos, para hacernos entender una singularidad aparentemente incomprensible.

Para terminar, una ojeada a las listas de los libros más vendidos, eso sí, en el apartado de los que se clasifican como ajenos al mundo de la ficción. En esas relaciones hallaremos un libro que se califica de “investigación histórica” y que comparte dos rasgos con otros ejemplares citados más arriba: es una biografía, en este caso de William Smith (1769-1839); y está escrita por un periodista, Simon Winchester. El libro lleva por título The Map That Changed the World y narra las peripecias del ingeniero William Smith, un profesional encargado de construir canales en la época de la industrialización. Pero lo relevante de su vida fue que aprovechara sus tareas para elaborar en 1815 un espléndido y coloreado mapa geológico, el primero de sus características, de Inglaterra y Gales, al que siguieron otros veintiuno que presentó entre 1819 y 1824. En ese sentido, el libro quizá sea más una suerte de historia social de una ciencia en construcción que una biografía. Y ello a pesar de que los avatares de Smith resultan particularmente curiosos, pues son los de un hombre que, a pesar de ver reconocido su trabajo, fue encarcelado por deudas, se las tuvo que ver con George Greenough, presidente de la Geological Society, quien plagió su mapa, etcétera. En fin, el libro ha sido bien recibido y su autor, que estudió geología en Oxford, ha sabido huir del lenguaje especializado para construir una obra al alcance de todos. Pero de eso los lectores españoles ya están al tanto, al menos quienes recuerden su El profesor y el loco (Debate, 1999), un entretenido relato sobre la creación del Oxford English Dictionary.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Meredith Haaf: Dejad de lloriquear (por Bernabé Sarabia)
  • Publicidad

  • Autores