Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
Historial de visitas

· De fantasías (Visitas 1)
  • Novedades

    Haruki Murakami: entre oriente y occidente (reseña de Antonio Garrido Domínguez)
  • Cine

    Precious, película de Lee Daniels (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Living Proof, CD de Buddy Guy (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    Doctor House (por Bernabé Sarabia)
  • Blog

    Orhan Pamuk en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    El banquete de los inocentes (por Florentino Huerga)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario




    GÉNERO
Fantasía animada

    TÍTULO
Shrek

    OTROS DATOS
Escrita por Joe Stilman, Roger S. H. Schulman, Ted Elliott y Terry Rossio. Año de producción: 2001

    DIRECCION
Adrew Adamson y Victoria Jenson

    INTÉRPRETES
Shrek:Mike Myers
Burro:Eddie Murphy
Fiona:Cameron Diaz
Farquaad:John Lithgow
Doblada por Cruz y Raya al español


    NACIONALIDAD
Estados Unidos

    DURACION
91 minutos











Desalojo de okupas

Desalojo de okupas

Torturando al hombrecito de gengibre

Torturando al hombrecito de gengibre

Espejito, espejito...

Espejito, espejito...

Hacia el reino de Duloc

Hacia el reino de Duloc

Escapando del castillo

Escapando del castillo






Magazine/Cine y otras artes
De fantasías
Por Eva Pereiro López, jueves, 4 de octubre de 2001
Shrek es un ogro verde al que todo el mundo tiene miedo. Vive aislado y tranquilo en una ciénaga hasta que Lord Farquaad destierra al lugar a todos los personajes de fantasía de los cuentos infantiles. Horrorizado por la pérdida de su soledad e intimidad, parte hacia el reino de Duloc a encontrarse con Farquaad y dispuesto a recuperar su solitaria ciénaga. Los “okupas” serán desalojados siempre y cuando Shrek salve a la princesa Fiona, futura esposa de Farquaad, del castillo donde un dragón la mantiene retenida.

Shrek es un cuento “políticamente incorrecto” si lo políticamente correcto es apadrinado por Walt Disney, pero no dejar de ser un cuento de fantasía.

Aparecen los personajes típicos: el héroe, su compañero de aventuras, la princesa, el monstruo, el tirano... además de los ya todos sobradamente conocidos, blancanieves y los siete enanitos, Peter Pan, Robin Hood, los tres cerditos etc., aunque esta vez hagan de “okupas” molestos y, desgraciadamente para nuestro héroe, nada temerosos de su atronador rugido.

Lo original de esta excelente animación por ordenador (no cabe duda de que el trabajo en ese campo es impecable), es que todos estos personajes son mucho más reales que aquellos a los que nos han acostumbrado de niños. Y por reales entiendo imperfectos. Es decir, ni son pasmosamente bellos, dulces y bien hablados, ni exhiben un comportamiento intachable; más bien todo lo contrario.
Tras una primera parte sobresaliente por su frescura y desenfado, la película pierde ese trepidante ritmo y aún manteniendo sus principios, cae en el final feliz

El héroe es un ogro sorprendentemente “guarrete”, que eructa, huele mal, se baña en barro, se saca la cera de los oídos para utilizarla como vela... un verdadero cúmulo de buenas maneras. A su vez, el burrito charlatán que le acompaña en su aventura, es extraordinariamente directo y no entiende de titubeos a la hora de saciar su curiosidad, ni por supuesto calla en escena alguna.

Fiona no se queda atrás en este rompecabezas: encantada, como todas las princesas, por un hechizo, no es ni mucho menos la damisela en apuros que necesita ser salvada.

Excelentes detalles se suceden a lo largo de las escenas, acompañados por un guión fresco, pícaro e irónico que consigue entusiasmar al público sea cual sea su edad, aunque por supuesto no por los mismos motivos. Nada es lo que parece, y todos los estereotipos de los cuentos están trastocados, satisfactoriamente, de una u otra forma.

Sin embargo, tras una primera parte sobresaliente por su frescura y desenfado, la película pierde ese trepidante ritmo y aún manteniendo sus principios, cae, excesivamente para mi gusto, en el final feliz predeterminado de toda fantasía: ese “y vivieron felices y comieron perdices” que se ha repetido ya hasta la saciedad.

Queda claro que Shrek es un cuento dirigido principalmente a los más pequeños, pero decepciona que el tono explícitamente burlón no haya podido llevarse hasta el final con la misma intensidad. Aún así, escenas memorables, como la del pájaro, serán recordadas por todos los que nos dejamos tentar por su bastante bien conseguida irreverencia.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La cabeza del profesor Dowell, de Aleksandr R. Beliáiev (por Ana Matellanes García)
  • Publicidad

  • Autores

    Antonio Muñoz Molina. El tiempo en sus manos (por Justo Serna)