viernes, 13 de octubre de 2006
Raúl Rivero: sus poemas de la cárcel
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[5364] Comentarios[1]
El poeta cubano Raúl Rivero ha escrito un libro, Vidas y oficios, con los poemas que escribió durante su internamiento en la cárcel castrista

www.ojosdepapel.com

Juan Antonio González Fuentes

El pasado martes estuve en un recital del poeta y periodista cubano Raúl Rivero (Morón, Cuba, 1945). Leyó el poeta poemas de su último libro, Vidas y oficios. Los poemas de la cárcel (Península, Barcelona, 2006). Como bien indica el subtítulo, se trata de la colección de poemas que escribió Rivero durante su estancia en la cárcel cubana a la que le envío el régimen castrista por ejercer la libertad de opinión, estancia que duró desde la primavera del año 2003 hasta el inviernillo cubano de 2004.

Después, ante la fuerte presión internacional, el poeta fue puesto en libertad, y ahora reside en España, en Madrid, desde donde continúa su labor a favor de la libertad en Cuba.

Conocí a Rivero el pasado verano en la mansión de un buen amigo santanderino, y de uno de los españoles que más y mejor conocen Cuba desde el enamoramiento, Calixto Alonso del Pozo. Él y su mujer organizaron en el jardín de su casa una cena informal a la que acudimos un puñado de personas con ganas de conocer a Rivero.

La velada se prolongó hasta altísimas horas de la madrugada, cuando alrededor del poeta ya sólo quedábamos cuatro o cinco comensales. Las botellas de champán francés caían una tras otra de forma casi demencial, y mientras, el cubano daba cuenta de vasos hasta arriba de güisqui escocés, como si de agua de Solares se tratase.

www.ojosdepapel.com

No sé si fue el alcohol, la temperatura de aquella noche veraniega o el spleen en el que todos caímos, peor la cuestión es que se creo un clima de camaradería muy especial, acentuado tal vez por los cálidos y melancólicos sones cubanos que salían de un habitación ignota. La cuestión es que Raúl Rivero, en una noche desde luego inolvidable, nos habló con una alucinada lucidez de toda su vida en Cuba, de su vida. De Lezama Lima, de Claudio Guillén, de Cabrera Infante, de su experiencia en la cárcel, del régimen, del dictador Fidel Castro... Fue una noche que no olvidaré mientras viva.

Al cabo de los meses volví a coincidir con Raúl Rivero en Santander. Comimos juntos en el Club Marítimo de la ciudad, y esta vez todos los comensales, quizá influidos por el escenario en el que nos encontrábamos, decidimos disfrazarnos de caballeros británicos, y mantener una amena charla sobre política internacional y literatura de altos vuelos. De nuevo volvió a ser un encuentro muy agradable. Y Raúl volvió a mostrarse como la primera vez: un hombre de gran finura e inteligencia, muy culto, con una gran y atractiva facilidad de palabra, todo un seductor intelectual.

Después publicó su libro. Lo compré y leí. Descubrí la poesía de quien muchos dicen que ahora es el más grande poeta nacido en la Isla. Todos estos asertos suelen ser frases hechas a las que hay que dar su adecuada importancia. No sé si Raúl Rivero es el más grande, lo que queda demostrado al leer su Vida y oficios es que es un poeta importante, un poeta que sabe apuntalar con singular acierto su poesía clara y directa con fogonazos sorprendentes de irracionalidad mágica e intencionada. Un poeta que emociona desde las mismas entrañas de la poesía recia, fuerte, pero que a la vez es mecedora de sueños y músicas calientes.

No esperen los posibles lectores poemas tétricos, lamentos con voz de resentido, gritos acusatorios, denuncias sin pulir. No, encontrarán más bien la voz poética de un hombre tranquilo que sabe que sabe perder, que ha perdido, y que cuenta sus derrotas desde la placidez de un ser civilizado, de un hombre que conoce los riesgos y felicidades de las muchas vidas que ha vivido, y de los muchos oficios que ha ejercido.

________________________________________________________________
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente .


Comentarios
13.10.2006 13:06:21 - Rogelio López Blanco
Comentarios ...Un megalómano, un narcisista, un monstruo sediento de poder, jaleado por tantísima gente culta, bien preparada intelectualmente, sobre todo en Europa, ¿cómo pudo haber tenido preso en sus mazmorras a alguien como este Raúl Rivero que nos presenta Juan Antonio González Fuentes? ¿Era tan peligroso? Puede que sí, aver si un día nos lo pueden explicar Llamazares, Belén Gopegui y compañía.









  • Temas

    ¿Hay ética sin estética?
  • Blog

    Una foto inédita de Franz Kafka (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Quietud en el aire, por Alejandro Krawietz
  • Reseñas

    Roberto Arlt: El criador de gorilas (por José Cruz Cabrerizo)
  • Publicidad

  • Autores

    Memoria del karroo (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)