martes, 24 de mayo de 2011
El caso Dominique Strauss-Kahn visto por Le Nouvel Observateur
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[3534] Comentarios[0]
El escritor español, afincado en Alemania, Ricardo Bada, me hace llegar una traducción libre (desconozco si hecha por él mismo) de un editorial del periodista Claude Weill sobre el caso Dominique Strauss-Kahn, publicado en el periódico francés Le Nouvel Observateur el pasado 19 de mayo. Me parece interesante el caso por dos razones distintas. Porque da un punto de vista distinto del oficial, y porque es un caso perfecto de cómo funcionan los franceses a la hora de posicionarse frente al coloso norteamericano desde un chauvinismo admirable por lo irredento e inútil




Juan Antonio González Fuentes

El escritor español, afincado en Alemania, Ricardo Bada, me hace llegar una traducción libre (desconozco si hecha por él mismo) de un artículo del periodista Claude Weill sobre el caso Dominique Strauss-Kahn, publicado en el periódico francés Le Nouvel Observateur el pasado 19 de mayo. Me parece interesante el caso por dos razones distintas. Porque da un punto de vista distinto del oficial, y porque es un caso perfecto de cómo funcionan los franceses a la hora de posicionarse frente al coloso norteamericano desde un chauvinismo admirable por lo irredento e inútil. Sobre este aspecto tan francés (presentarse ante el mundo como independientemente relevantes en su incuestionable irrelevancia), tiene unas páginas muy certeras Luis Racionero en su reciente libro de memorias. Les dejó con el texto de Weill. Insisto, es muy interesante.

“Que la prensa estadounidense, que no pudo eliminar a uno de sus mejores presidentes en las posguerra por haber practicado sexo bucal con una mujer joven y dispuesta, venga hoy a dar lecciones de ética a la prensa francesa porque supuestamente éste se mostraría indulgente con las aventuras sexuales de nuestros dirigentes, es probablemente el único aspecto curioso de este sórdido asunto DSK

Para nosotros, la ética periodística y la ley significan que no nos ocupamos de "estas cosas" siempre y cuando no entran en materia penal, o que no tengan una importancia tal que parezca legítimo llevarla a conocimiento del público. ¿Deberían los periodistas franceses inspirarse en sus colegas norteamericanos y erigirse en policías de los hábitos y costumbres, o el equivalente mediático del "Ministerio para la Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio" de los talibanes afganos? Para aquellos que serían seducidos por tal perspectiva, recordémosles que los famosos "escándalos sexuales" de los que se alimentan los periódicos norteamericanos son generalmente, bajo cobertura de moralidad, simples maquinaciones destinadas a abatir a un adversario político, en las cuales los periódicos se encuentran manipulados o cómplices, o los dos a la vez. Al contrario a lo que se dice aquí y allá, todo eso tiene poco que ver con el supuesto "puritanismo" norteamericano; en cambio tiene mucho que ver con la morbosidad curiosa del público y del mercantilismo de una prensa para la cual una "historia de sexo" es en primer lugar una "buena historia".

Dominique Strauss-Kahn en 2008 (fuente: wikipedia)

Dominique Strauss-Kahn en 2008 (fuente: wikipedia)

El arquetipo es evidentemente la tan famosa historia Lewinsky. En ese caso, la cuestión no era saber si "Bill" había engañado a "Hillary". A la mayoría de los estadounidenses no le importaba. Toda la maniobra del fiscal Starr, de siniestro recuerdo, era dañar al presidente de los Estados Unidos, colocar a Clinton bajo juramento para hacerle pronunciar la frase fatídica: "Yo no tuve relaciones sexuales con esa mujer", para iniciarle un juicio político. No por infidelidad, sino que por mentir bajo juramento. Porque ni la felación ni el adulterio son delitos en los Estados Unidos (no más que en Francia). El falso testimonio, sí lo es.

La trampa, por último, no funcionó. Pero quedó una mancha en la democracia estadounidense, mucho más tenaz que cierta mancha sobre el vestidito azul de Mónica. Y los periodistas de Estados Unidos deberían ruborizarse de haber participado en esta maniobra miserable, en lugar de culpar a sus homólogos franceses de no haber anunciado con anticipación los graves hechos de los que Dominique Strauss-Kahn está acusado actualmente. Hechos que, en todo caso, nadie habría podido prever. Y de los que aún no puede afirmarse, a la hora que escribo esto, que efectivamente tuvieron lugar”. 



***





Últimas colaboraciones de Juan Antonio González Fuentes (Mayo 2011) en la revista electrónica Ojos de Papel:

LIBRO: Sándor Márai: La gaviota (Salamandra, 2011)

LIBRO (abril 2011: James Ellroy: A la caza de la mujer (Mondadori, 2011)

LIBRO (marzo 2011): Charles Portis: Valor de ley (DeBolsillo, 2011)

LIBRO (febrero 2011)
: Luis García Jambrina: El manuscrito de nieve (Alfagurara, 2010)

LIBRO (enero 2011): Nicholson Baker: El antólogo (Duomo Ediciones, 2010)

LIBRO (diciembre 2010): William Kennedy: Roscoe, negocios de amor y guerra (Libros del Asteroide, 2010)

LIBRO (noviembre 2010): Joyce Carol Oates: Bestias (Papel de Liar, 2010)

LIBRO (octubre 2010): Kazuo Ishiguro: Nocturnos (Anagrama, 2010)

LIBRO (septiembre 2010): Andrés Trapiello: Las armas y la letras. Literatura y guerra civil (1936-1939) (Destino, 2010)

LIBRO (julio 2010): Oriol Regàs: Los años divinos (Destino, 2010)

LIBRO (junio 2010): Peter Sloterdijk: Ira y tiempo. Ensayo psicopolítico (Siruela, 2010)

LIBRO (mayo 2010): Irène Némirovsky: El caso Kurílov (Salamandra, 2010)

LIBRO (abril 2010): Elizabeth Smart: En Grand Central Station me senté y lloré (Periférica, 2009)

CINE (abril 2010): Kathryn Bigelow: En tierra hostil (2008)

LIBRO (marzo 2010): Patrick McGilligan: Biografía de Clint Easwood (Lumen, 2010)

CINE (marzo 2010): Martin Scorsese: Shutter Island (2009)

LIBRO (febrero 2010): Oliver Matuschek: Las tres vidas de Stefan Zweig (Papel de Liar, 2009)

LIBRO (enero 2010): Alex Ross: El ruido eterno. Escuchar al siglo XX a través de su música (Seix Barral, 2009)

CINE (enero 2010): James Cameron: Avatar (2009)


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, creación, historia, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios









  • Autores

    Entrevista a Miguel Rubio, autor de Ahora que estamos muertos (por Jesús Martínez)
  • Temas

    Explicar la globalización
  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Blog

    Un joven Julio Maruri lee una carta de J.R. Jiménez (blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    José Cereijo, poeta del silencio
  • Publicidad

    Alarona Consulting consultoría de empresas en Mataró (Maresme y Barcelona) - www.alarona.com