martes, 13 de mayo de 2008
Doris Lessing reniega de su Premio Nobel de Literatura
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[1787] Comentarios[1]
A la Premio Nobel de Literatura británica Doris Lessing le está fastidiando mucho las consecuencias del galardón. Al hecho de que no tiene tiempo para sí misma y su escritura, se le suman las disputas familiares por el montante económico

Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes

Es curioso. Seguro que todos pensamos que ser galardonado con un premio Nobel debe ser algo francamente estupendo. Es un reconocimiento universal a un trabajo desarrollado a lo largo de muchos años de esfuerzo, una consagración en vida que, para el interesado, generalmente es la mejor, pues puede disfrutarla y sacarle el partido que desee sacarle. A todo esto se suma que el galardón conlleva una cantidad de dinero nada despreciable, y si uno es literato, por ejemplo, la seguridad de traducciones, ediciones y reediciones, conferencias, viajes, colaboraciones en prensa internacional bien pagadas... Vamos, un seguro de vida económico que nunca viene mal.

Sin embargo rara vez pensamos en los serios inconvenientes que puede acarrear ser distinguido con el Nobel. Bueno, pues dichas lamentables consecuencias son las que al parecer está sufriendo la última premiada en el ámbito de la literatura. Me refiero a la escritora Doris Lessing, quien ha declarado ya públicamente que para ella el famosísimo galardón se ha convertido en “un maldito desastre”.

La octogenaria escritora británica, célebre por no callarse las cosas y poseer un espíritu crítico a flor de piel y a punta de bolígrafo, se muestra harta de la enorme cantidad de tiempo que le resta para sí misma y su trabajo los innumerables compromisos de todo tipo que conlleva el galardón, y harta también, hasta el mismísimo moño, de que su parentela ande a la greña para repartirse el dinero del premio.
 
Doris Lessing
 
Doris Lessing

Lo cierto es que no sabemos si todas estas quejas responden a un mal momento de la escritora, a un malestar coyuntural por decirlo de otra manera, o son una opinión firme y ya no cambiable por mucho que las incomodidades las vaya suavizando el paso del tiempo. Lo que sí quiero subrayar es que, en la actualidad, cuando vivimos en un mundo en el que cualquier mindundi se parte literalmente la cara y es capaz de hacer cualquier cosa por un minuto de fama televisiva y soez, llama la atención el soberano fastidio de la señora Lessing, dama a la que el exceso de fama y reconocimiento le impide, al menos de momento, hacer su vida normal.

A Doris Lessing le enfada sobremanera la alteración que sufre en su cotidianeidad por el reconocimiento y los premios literarios, por ser objeto permanente de la prensa y los medios en general, por ser invitada a fiestas, conferencias, presentaciones y demás saraos adyacentes. Tiene gracia que la octogenaria de mala leche rechace aquello por lo que otros serían capaces de matar, por lo que otros son capaces hasta del ridículo y el absoluto desprestigio personal. Mientras otras octogenarias se inventan novios cubanos para seguir saliendo en el papel cuché, la vieja escritora Lessing sólo quiere tiempo y tranquilidad para hacer lo que ha hecho siempre, escribir. Chapó miss Lessing, chapó…, ante usted me quito el cráneo, como decía Valle-Inclán
 

 
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.

Comentarios
13.05.2008 20:09:49 - Alicia Galván

La verdad es que es sorprente la actitud de la escritora porque quizás, aunque tenga ciertos inconvenientes, que desconozco, no deja de ser el máximo reconocimiento para un escritor. Para mí querría yo algo equivalente.!

Bien es cierto que cuando se tienen más de 80 años, (salvo deshonrosas excepciones), uno ya debe de estar de vuelta de todo y solamente querrá dedicar su tiempo a lo que a una le dé realmente la gana, pese a quien pese.

Por mi parte otro Chapeau para la señora Lessing.











  • Autores

    Entrevista a Bárbara Alpuente, autora de Más allá de mí: "Si cuentas contigo no hay soledad"
  • Temas

    El agua en España
  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Blog

    Poética del café en el Blog de Juan Antonio González Fuente
  • Creación

    Edgar Borges: El hombre no mediático que leía a Peter Handke
  • Publicidad

    Estrategia, posicionamiento SEO, creatividad, diseño, redacción y Apps