lunes, 22 de octubre de 2007
Blanco, heterosexual de clase media: estoy jodido!
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[4479] Comentarios[16]
Tengo 43 años y no cumplo ningún requisito para adscribirme a alguno de los numerosos grupos o colectivos que en España reciben ayudas y subvenciones

www.ojosdepapel.com

Juan Antonio González Fuentes

Tengo 43 años, es decir, no soy ni niño, ni adolescente, ni joven, ni pertenezco a la tercera edad. Soy español y blanco desde que nací, según me han contado. Tengo la enorme fortuna de no sufrir ninguna enfermedad ni ningún problema físico, al menos de momento. No estoy casado y tampoco divorciado. No tengo hijos. Nunca he emigrado a ningún lugar, ni nadie de mi familia lo ha hecho en las últimas generaciones (un tatarabuelo estuvo en Cuba, y algún hermano de mi abuelo en Méjico). No vivo en una región española ni depauperada ni nacionalista. No pertenezco a ninguna minoría étnica ni a ningún grupo más o menos significado y organizado de esos que reclaman y reivindican status, derechos, reconocimientos... No estoy afiliado a ningún partido político ni sindicato. No pertenezco a ningún club, asociación o similares. Soy trabajador autónomo y vivo únicamente de mi trabajo. Soy poeta, escritor, profesor y bibliotecario…, ¡vamos!, un chisgarabís en toda regla. Tengo ingresos suficientes como para no poder recibir ningún tipo de ayuda económica o subvención de ningún tipo, pero no gano lo suficiente como para poder vivir con desahogo y no tener que hacer algunas economías sistemáticas.

Explicitado el panorama, insisto en que no puedo recibir subvenciones, ayudas, becas para comprarme un piso, para llevar a mis hijos a la guardería, para comprar pañales, para que mis hijos vayan gratis al dentista, para que mis hijos vayan al colegio en autobús y coman, para alquilar un piso, para comprarme un coche, para comprarme un ordenador, para ir de vacaciones gratis a Benidorm, para cambiarme de sexo, para mandar dinero a la Conchinchina, para comprar material deportivo, para casarme por la iglesia, para casarme por el juzgado, para hacer la mili, para no hacerla, para afiliarme, para sindicarme, para embarazarme, para desestresarme, para aprender idiomas, para aprender a cocinar, para ser nacionalista, para reivindicar mi excepción cultural, para comprar el pan, para tener un equipo de fútbol, para poder llamar a Colombia para hablar con mi familia, para ir a Cuba a estrechar lazos, para reivindicar las anchoas de Cantabria, para…

Para los inmigrantes soy un afortunado español, para los políticos un votante, para Hacienda una ubre inagotable que trimestral y anualmente produce la leche suficiente como para engrasar el sistema, para mis amigos casados y con hijos un suertudo solterón que se lo pasa en grande haciendo lo que le viene en gana, para mi madre el único y pobre hijo sin “colocar”, para M. un tipo más o menos simpático con un coche impresentable, para mis hermanos soy el niño de mamá, para mi jefe un poeta lunático, para mis alumnos el calvorota que les imparte historia, para mis colegas poetas y escritores cántabros soy la competencia, para mis poetas y escritores nacionales no existo, para mis compañeros de partido sabatino soy el que reparte estopa en la defensa, para ustedes los lectores de esta página…, mejor no pensarlo.

En resumidas cuentas, pertenezco a ese porcentaje de españoles cuyo número desconozco que de verdad está jodido. Está lo suficientemente bien como para no recibir ayudas ni subvenciones por absolutamente nada, y como para pagar todos los impuestos que en el mundo han sido. Y encima se encuentra en la soledad más absoluta, la del corredor de fondo, la del ciudadano de fondo que todos los demás ven sin fondo, como un pozo del que siempre se puede sacar agua y, encima, en el que escupir de vez en cuando.

Yo propongo desde aquí que nos unamos, que contactemos entre nosotros y formemos un grupo, una asociación, un sindicato para reivindicar nuestros derechos, y entre todos ellos el más fundamental: que nos dejen, al menos de vez en cuando, en paz; que no nos expriman más, y que los padres y madres, abuelos y abuelas, hijos e hijas, adolescentes, ancianos, inmigrantes, nacionalistas de toda índole, tertulianos, gays y lesbianas, partidos políticos, católicos, islamistas, progresistas, reaccionarios, socialistas, peperos, comunistas, transexuales, regionalistas, protestantes, folclóricos, modernos, anticuado…, y cualquier tipo de supuesta minoría de mil y una facturas que exija que se cumplan sus derechos, se olviden por una temporada de nosotros y no nos den más la lata con sus inapelables, inaplazables exigencias y reivindicaciones. He dicho.

________________________________________________________________
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
22.10.2007 13:41:13 - Marcos
Comentarios ...Nunca lo había pensado, pero el autor tiene toda la razón. Hay una parte de nuestra sociedad que por h o por b sólo cotiza y la exprimen, y nunca puede pedir ni ayudas ni subvenciones. Si hacéis el club me sumo. Pero ya.

22.10.2007 21:42:14 - M
Comentarios ...Yo sí lo había pensado y estoy totalmente de acuerdo. Aparte de lo ya apuntado por el autor, la sociedad no está pensada para la unidad unifamiliar a la que presionan desde todos los ángulos. Si quieres alquilar un piso, tienes que alquilar un cuchitril para que no te salga la torta de un pan, y porque al fin y al cabo ¿para qué necesitas tantos m2?, si quieres ir al super todo es ahorro para los packs superfamiliares y caro para los minipacks, que al fin y al cabo los abres y te pasa como a mí: cuatro días comiendo hamburguesas de pollo...Hacienda me fríe por todos los lados, porque soy de las "afortunadas" que no tiene hipoteca que me desgrave, al alquiler no me desgrava porque gano más del salario mínimo interprofesional y encima tengo más de 35 años...etc. En resumen, yo también estoy jodida. Y si nos casamos y tenemos al menos 3 hijos?

22.10.2007 21:42:24 - M
Comentarios ...Yo sí lo había pensado y estoy totalmente de acuerdo. Aparte de lo ya apuntado por el autor, la sociedad no está pensada para la unidad unifamiliar a la que presionan desde todos los ángulos. Si quieres alquilar un piso, tienes que alquilar un cuchitril para que no te salga la torta de un pan, y porque al fin y al cabo ¿para qué necesitas tantos m2?, si quieres ir al super todo es ahorro para los packs superfamiliares y caro para los minipacks, que al fin y al cabo los abres y te pasa como a mí: cuatro días comiendo hamburguesas de pollo...Hacienda me fríe por todos los lados, porque soy de las "afortunadas" que no tiene hipoteca que me desgrave, al alquiler no me desgrava porque gano más del salario mínimo interprofesional y encima tengo más de 35 años...etc. En resumen, yo también estoy jodida. Y si nos casamos y tenemos al menos 3 hijos?

22.10.2007 21:48:22 - el autor
Comentarios ... Bueno..., no es mala idea. Pásame tu teléfono y unas cuantas fotos por favor. Si nos gustamos y nos caemos bien..., nunca se sabe. Además tres hijos me parece sensacional.

26.03.2008 16:51:58 - Carmen de la Vega

Estimado Juan Antonio,

Aunque leo periódicamente ojosdepapel, he de confesar que acabo de "descubrirte" y hago el comentario en este artículo (he leido todos los demás), para decirte que si no estuviera felizmente casada, me casaría contigo.


08.06.2008 16:51:28 - El autor

Pues muchas gracias Carmen, aunque he de decirte que yo me considero "casado" con todos los lectores, y felizmente casado con lectoras como tú. Un privilegio. Gracias.


29.06.2009 22:27:57 - Zip



Pes es fácil: SALTE DEL SISTEMA. Nadie te lo impide...


10.08.2009 3:05:04 - Uno que tiene menos que tú



Claro, qué fácil es quejarse... Oye, ¿qué dirías si te faltase de todo y estuvieras realmente jodido?


13.08.2009 19:26:15 - Maite



Bonito escrito. No me ha quedado muy claro qué es lo que reclamas exactamente. ¿Quieres que también nos tengan en cuenta como minoría marginada y que tengamos una serie de beneficios económicos como compensación? ¿Quieres que los demás dejen de protestar? ¿Quieres dejar de sentirte solo? Puede ser que te hayas desahogado sin más. Yo que estoy en circunstancias parecidas a las tuyas, suelo pensar como tú. Es cierto que parece que el mundo es un lugar inhóspito para el soltero medio, pero lo cierto es que, sobre todo, soy una tipa afortunada. Y por lo que cuentas de tí, creo que tú también lo eres...No nos olvidemos de lo importante. Un abrazo


24.10.2009 12:50:14 - lorenzo millan



si decias que no tenias hijos....! maldito seas, contradictorio!


01.03.2010 21:59:38 - godistv



Si no tienes hijos, para qué quieres una guardería?


03.04.2010 14:52:15 - ábrego



tienes la desdicha de ser un tipo normal... lo siento por tí. pareces ser de los que buscan apuntarse, en vez de emprender. un tipo normal... es nadie en este mundo que nos crearon. pero yo, aunque tenga menos años y experiencia que tú, se lo que es muchas de las cosas que ahí explicas. te tienes a tí... y no te has encontrado.


25.04.2010 18:02:35 - Lucas



Esto rebasa las fronteras soy mexicano y me describiste en tu artículo, con esto me doy cuenta que no eres el unico que se siente así.


16.08.2010 14:20:02 - paco



tienes toda la razon,pro resulta k en este pais d mierda tienen mass derechos los putos inmigrantes k llegan en vez d nosotros..el puto zapatero


28.09.2010 16:50:52 - augusto



Hombre y que más quieres!!! La vida te sonríe y buscas motivo de agravio y queja!!!


29.05.2011 23:36:43 - jose



hay gente que no sabe apreciar la ironia,buen escrito juan antonio.










  • Temas

    La sociología frente a Auschwitz
  • Blog

    José de Ciria y el Ultraismo (1919-2009) (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Ana María Navales: El final de una pasión
  • Reseñas

    Pensar con la historia, de Carl. E. Schorske (por Manuel Álvarez Tardío)
  • Publicidad

  • Autores

    Los ojos del pecador