martes, 11 de diciembre de 2007
Antonio Machado, un patriota español
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[4137] Comentarios[0]
Quien lea la obra de Antonio Machado llegará por necesidad a la conclusión de que el poeta era un patriota, un patriota español con un radical amor a España

 

Juan Antonio González Fuentes

Juan Antonio González Fuentes

Cuando con motivo de mi participación con una conferencia en el Congreso machadiano celebrado en la ciudad de Soria a finales de septiembre de 2007, me acerqué nuevamente y con ánimo expectante a la vida y a la obra del poeta sevillano después de algún tiempo sin hacerlo, dos aspectos llamaron muy poderosamente mi atención, dos aspectos sobre los que sin duda ninguna había leído ya abundantes referencias en bibliografía varia, pero sobre los que apenas había reparado en anteriores ocasiones, quizá porque nunca me habían parecido muy importantes, o quizá, dicho con otras palabras más certeras, porque nunca hasta la fecha habían tenido un peso específico en mi personal conformación y acercamiento al mundo.

Antono Machado

Me estoy refiriendo, en primer lugar, a su sincero e insobornable amor a España, un sentimiento de tal hondura, valentía y “radicalidad” que, de haberse dado en estos tiempos tan confusos y tan poco proclives al patriotismo y la defensa de la España, situaría al poeta Antonio Machado en la nebulosa geografía de lo inverosímil, lo colocaría indudablemente en el campo minado de lo “políticamente incorrecto”, y casi con toda probabilidad, si el poeta Antonio Machado hubiese publicado en algún periódico de tirada nacional de nuestros días alguno de sus sentidos cantos de amor a España, sería tildado inmediatamente por la caterva de “progres” de distinto pelaje que por estos lugares habitan como de repugnante “fascista españolazo”. Lectores, pueden creerlo, Antonio Machado era un patriota, un patriota español.

Y en segundo lugar me refiero a su visión y tratamiento poético del paisaje, personaje central de su obra con el que establece sin descanso una muy particular relación, y que viene a materializarse en pulso metafísico, en escenario determinante en el ser y en el estar del poeta Machado, del hombre Antonio, un español al que pocas dudas nos pueden caber ya, le helaron para siempre el corazón entre los unos y los otros, entre los de un lado y los del otro, entre quienes se sitúan en alguna de las orillas de las supuestas dos Españas, esas que nunca, nunca han dejado respirar y crecer del todo a la tercera, la del sentido común, el desarrollo, el crecimiento y el avance en libertad en una dirección consensuada por la mayoría.


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.

 


Comentarios









  • Temas

    La muerte de la voluntad
  • Blog

    La primera novela de la generación beat: Go, de John Clellon Holmes (por Iván Alonso)
  • Creación

    Poética o nombrar la transparencia (Rosana Acquaroni)
  • Reseñas

    La cabeza en llamas, de Luis Mateo Díez (por Ana Matellanes García)
  • Publicidad

  • Autores

    Polanski. Biografía (I) (por Christopher Sandford)