martes, 10 de junio de 2008
Se ofrece trabajo como editor
Autor: José Membrive - Lecturas[1524] Comentarios[1]
La época de crisis puede beneficiar a las editoriales que apuestan por una literatura de fondo y un pensamiento comprometido. Ediciones Carena abre un proceso de ampliación de capital para afianzar su presencia en el mercado internacional

José Membrive

José Membrive


Desde que concebí este blog intenté que los artículos estuvieran ligados al quehacer cotidiano de un editor independiente que ha escogido para su editorial, entre las muchas posibles, la línea de compromiso cultural y social con nuestro tiempo. No es ni mejor ni peor que cualquier otra, pero es la nuestra y es la que defendemos. Pensamos que, ante el reto de vivir hay en el ser humano dos actitudes, contradictorias entre sí, pero al mismo tiempo necesarias: la reflexión y la evasión, el compromiso o la inhibición. Digo que ambas son necesarias porque no siempre ha de estar uno en pie de guerra con las condiciones que te rodean, pero tampoco conduce a nada la evasión permanentemente predicada por un lenguaje estudiadamente suave y profundamente totalitario: el de la publicidad. El lenguaje de las grandes marcas.

Para unos y para otros ha llegado la hora de la verdad: la crisis económica que cíclicamente se cierne sobre la sociedad capitalista tiene la ventaja de desenmascarar ese entramado de mentiras y halagos que regalan con profusión las grandes empresas a los consumidores y que se convierten, inmediatamente en amenazas y embargos cuando el cliente no puede afrontar un pago.

Dejando aparte la licencia para robar que se autoadjudican las grandes empresas, por ejemplo esa que instala cabinas que no sólo no te devuelven el cambio, sino que ni siquiera te devuelven el dinero en caso de que nadie conteste a tu llamada, o la facultad de los bancos para perpetrar sus comisiones sin ningún tipo de explicación, la dinámica cotidiana ha puesto el destino económico del mundo en manos de unos pocos que han decidido, una vez que la gran mayoría se había comprometido con préstamos e hipotecas a unos intereses razonables, apretar las tuercas del Euribor (por cierto ¿quién decide que suba? ¿por qué nunca se explica?), doblar sus beneficios con el mismo y esfuerzo y decretar otra crisis entre los menos pudientes.

Sea como fuere, el panorama de las pequeñas empresas se complica y el de los trabajadores también, pero considero que la crisis no tiene por qué ser negativa. Creo que un baño de realismo no viene nunca mal. Además los malos tiempos en economía o en política, se suelen convertir en tiempos de gloria para el arte, el pensamiento y las letras. El estiércol de las convenciones sociales va muy bien para las nuevas semillas del pensamiento.

Tratando de aprender de la historia de nuestro país, creo que la España de los últimos siglos ha sufrido tres grandes crisis: el inicio de la descomposición del imperio en el siglo XVII, el final de éste en 1898 y, ya incorporándose a la dinámica del mundo contemporáneo, la Gran Depresión del capitalismo que se gesta en los “felices veinte” y que estalla al final de la década. A los tres desastres, España ha respondido con tres magníficas generaciones de artistas: el gran siglo de oro en el XVII, y las generaciones del 98 y del 27 respectivamente.

Se trata de tres épocas en que ha florecido la gran literatura, la literatura de compromiso ético y estético, la literatura que Carena trata de defender. Por tanto, este río revuelto prometo buena cosecha para nuestra editorial siempre y cuando sepamos capear los torpedos que la gran economía lanza siempre contra las pequeñas empresas.
 
Ediciones Carena
 
Ediciones Carena

No obstante el asunto no es tan sencillo, porque a menudo, cuando la realidad que nos rodea es fea, solemos exacerbar la fantasía para crear realidades ficticias. Cuando estamos acorralados, encarcelados, hospitalizados… etc., es cuando más recurrimos a la evasión. Cuando la fea realidad nos desagrada, inventamos otra: no nos gusta ver nuestra imagen sucia. Un preso suele soñar con paseos junto al mar, quien vive en la costa sueña con la montaña, pero lo cierto es que un preso se cuestionará mucho más su propia conducta, la analizará, tratará de cambiarla, en suma, reflexionará más sobre sí mismo que el común de los mortales. En los tiempos que se avecinan, la gran mayoría, en alguna ocasión nos sentiremos presos del sistema y habremos de cuestionarlo o cuestionarnos nuestra propia vida. El público necesitará de la literatura y del pensamiento que desde Carena tratamos de afirmar y promover.
 
Como empresa pequeña, pues, nuestra editorial se halla al borde del abismo, como casi todas que han de competir con grandes grupos de empresas, pero como editorial, creo, se avecinan muy buenos tiempos: pues los ensayos, la narrativa, la apuesta por otros entornos culturales, en definitiva, nuestra línea editorial, es cada vez más oportuna y necesaria para el público.

¿Qué hacer? En Ediciones Carena tratamos de dar un pasos necesario: implicar en nuestro proyecto a más personas y a más países.

Es totalmente cierto que una empresa pequeña no puede dar unos servicios internacionales, ni puede recoger el pálpito de los nuevos artistas (las pequeñas y medianas editoriales, tienen siempre la ventaja de estar más en contacto con la creatividad social, mientras que las grandes marcan unas líneas y modas y buscan a los autores en función de esos presupuestos creativo-comerciales. El vuelo internacional que está emprendiendo nuestra editorial es imparable, porque en el momento en que deje de agitar las alas caerá.
Ediciones Carena ha decidido, pues, abrir un proceso de ampliación de capital con el fin de fortalecer la empresa y de implicar a más personas en distintos países en un proyecto necesario: una literatura para unos tiempos decisivos, como los actuales.

Ediciones Carena siempre apuesta por autores vivos (el único de nuestros autores no nacido en el siglo veinte se llama Miguel de Cervantes), que es una manera complicada pero, a la vez intensa y viva de abordar el tema artístico.

La estructura de la empresa no está cerrada. Estamos en un proceso de diálogo con intelectuales, autores, pensadores, libreros y editores. La empresa del futuro no está inventada, sólo sabemos que no queremos subyugarnos a la ley del silencio por cierre. Tenemos mucho que decir y, como toda editorial que ha llevado una línea coherente durante años, somos también un poco patrimonio de los lectores y amigos.

Nuestros objetivos están explícitos en cada uno de nuestros libros. Abrimos, pues un tiempo de diálogo, proyectos e implicaciones. Nuestro espacio geográfico es el ámbito del mundo hispánico. Desde él invitamos a todo aquel que tenga inquietudes literario-empresariales, tiempo y algo de capital, para entablar un diálogo con el fin de hacer grande una editorial que, creo, tiene mucho que decir ahora, cuando el monstruo de la crisis afila sus colmillos.
 

NOTA: En el blog titulado Besos.com se pueden leer los anteriores artículos de José Membrive, clasificados tanto por temas (vivencias, creación, sociedad, labor editorial, autores) como cronológicamente.

Comentarios
24.01.2012 22:44:49 - angelines



José Membrive, íntegro y valiente, te deseo mucha suerte porque eres imprescindible










  • Autores

    Los mundos de Haruki Murakami (por Justo Sotelo)
  • Temas

    La caída del Muro de Berlín (por Mikel Buesa)
  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Blog

    La ópera en pelotas en el Teatro Real de Madrid en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Poética o nombrar la transparencia (Rosana Acquaroni)
  • Publicidad

    Estrategia, posicionamiento SEO, creatividad, diseño, redacción y Apps